Público
Público

Gays y lesbianas piden reunirse con Rouco para "acercar posturas"

Exigen por carta al Papa que "reconsidere" su posición sobre las relaciones entre personas del mismo sexo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Federación Española de Gays, Lesbianas, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) ha pedido al Papa que 'reconsidere su postura' acerca de las relaciones homosexuales y transexuales y al cardenal Antonio María Rouco Varela una reunión para 'acercar posiciones'.

Estas peticiones figuran en sendas cartas que el presidente de la FEGLTB, Antonio Poveda, ha entregado esta mañana en la sede de la Conferencia Episcopal Española (CEE), que preside Rouco. 'Se trata de que la Iglesia no tarde 500 años en reconocer los Derechos Humanos de nuestro colectivo', ha subrayado Poveda.

En la carta al Papa, 'hacemos un llamamiento para que reconsidere su postura acerca de las relaciones entre personas del mismo sexo y entre transexuales y apoyar que estas relaciones sean bendecidas por la Iglesia', ha explicado Poveda tras entregar los documentos.

A Rouco le piden una reunión 'en la que poder compartir puntos de vista y acercar posiciones que permitan reducir tensiones innecearias en una sociedad democrática donde todos podemos tener cabida', dice la carta.

El presidente de la CEE recibirá también un informe elaborado por el Instituto de la Juventud basado en datos del Centros de Investigaciones Sociológicas (CIS) que revela un aumento de la homofobia entre los jóvenes y que, la mayoría de los homófobos de declara católico practicante.

'Estas personas, sin duda, confunden el mensaje de sus jerarquías religiosas y lo utilizan como justificación de unas acciones que atentan contra la convivencia pacífica y contra los derechos de la ciudadanía', señala la carta a Rouco, que también subraya que la creciente 'incomprensión' entre los jóvenes y la Iglesia.

Por otra parte, la carta entregada para el Papa es parte de una iniciativa europea por la cual este mismo texto será entregado a las autoridades católicas en 25 ciudades europeas, incluido el Vaticano. En ella, el colectivo pide a Benedicto XVI que 'no descuide los derechos humanos' de las personas LGTB y condene los actos violentos perpetrados contra ellas ya que su silencio es interpretados 'como un consentimiento'.