Público
Público

La Generalitat cede e intenta pactar los recortes en sanidad

Salut rebaja a la mitad su objetivo de recortes salariales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La dirección del Institut Català de la Salut (ICS) y cuatro de los cinco sindicatos que se sientan en la mesa sectorial de la empresa pública de la Generalitat se aproximaron ayer a un acuerdo sobre los recortes salariales planteados por el ICS para cuadrar el presupuesto de este año. De cerrarse, está previsto que el acuerdo definitivo deberá concretarse en un plazo de diez días. La convergencia de posturas no supondrá cambios en la huelga convocada para el martes y miércoles próximos. De hecho, el sindicato que no se aviene a pactar es el convocante, Metges de Catalunya.

El encuentro sirvió para escenificar ante la Administración el cisma sindical desencadenado tras la convocatoria de huelga. Mientras Metges de Catalunya se desmarcaba de cualquier acuerdo, el resto de centrales CCOO, UGT, Catac y Satse se plantaba en la reunión con una plataforma de reivindicaciones consensuada un día antes. La dirección del ICS tomó la propuesta, pidió un receso para analizarla y se comprometió a responder con una contrapropuesta el próximo lunes.

La reunión aviva el cisma sindical y no afecta a la huelga de la próxima semana

En todo caso, el organismo de la Generalitat dio por buena la reunión al constatar 'un giro en el proceso de negociación' con los agentes sociales. Y fuentes sindicales señalaron que el proceso 'está bien enfocado' a falta de rematarlo.

La negociación podría acabar en buen puerto gracias a la rectificación parcial de objetivos practicada por el ICS en los últimos días. En su primera propuesta, so amenaza de 1.500 despidos, el instituto público había mostrado su intención de ahorrar 45 millones de euros recortando los salarios de sus 41.000 empleados, a cargo de las nóminas de los tres últimos meses de este año. Ayer rebajó esa pretensión a la mitad (22 millones de euros que se traducirían en la reducción de un 25% de los complementos específicos de las nóminas de octubre, noviembre y diciembre aplicados en la paga de Navidad) y con el compromiso de recuperar esos descuentos a partir de 2012. Además, garantiza los empleos vacantes ocupados por interinos.

Como colofón, el ente público ofreció otras propuestas más de imagen: la renuncia de sus directivos a cobrar la paga de Navidad ni ningún tipo de incentivo por productividad.

Todos los sindicatos excepto Metges se unen para cerrar un acuerdo con el ICS

Pero los sindicatos, que acudieron a la reunión conocedores de los planes del Institut Català de la Salut, ya tenían preparada una batería de garantías. Pretendían el mantenimiento de plantillas, parcialmente comprometido por la Generalitat, asegurar el mantenimiento del presupuesto público del organismo (de 3.350 millones de euros) y presentar medidas de eficiencia para recuperar los contratos a tiempo parcial que se han destruido en este año, según informaron fuentes sindicales. Todas esas peticiones deberían estar respaldadas por un acuerdo del Govern catalán.

Sindicatos e ICS entran así en compás de espera. El martes, primer día de la huelga, podría producirse el anuncio sobre otro acercamiento que dejara más aislado a Metges de Catalunya. 'No firmaremos ni entraremos a negociar un acuerdo de quita', aseguró ayer Francesc Duch, del sindicato. 'Cualquier sindicato que firme este acuerdo que sepa que está suscribiendo la legitimidad de despido de trabajadores interinos por cuestiones organizativas', concluyó. La secretaria de Sanidad de CCOO, Carme Navarro, respondió: 'Quien se descuelga ha de valorar que cualquier iniciativa puede tener consecuencias', en referencia a la huelga.

Por su parte, el presidente del Col·legi Oficial de Metges de Barcelona, Miquel Vilardell, intentó dar garantías a los usuarios de la sanidad pública de que los profesionales mantendrán 'las condiciones mínimas para garantizar la calidad asistencial' durante los dos días de huelga. Vilardell, también presidente del consejo asesor de Mas en materia sanitaria, considera que los paros 'no han de ser un impedimento' en las negociaciones que mantiene Administración y sindicatos. El representante de los médicos también se refería a las mesas de negociación planteadas por los profesionales para repensar el servicio público de salud.