Público
Público

La Generalitat dice que aportó al Estado 16.543 millones más de lo que recibió

Mas-Colell asegura que con una balanza fiscal menos desfavorable, no tendrían que "hacer recortes"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Generalitat estima que el déficit fiscal de Catalunya con respecto al Estado en el año 2010 fue de 16.543 millones de euros, el equivalente al 8,5% de su producto interior bruto (PIB), un porcentaje similar al de la media de las dos últimas décadas, en que se situó en el 8,1%.

En total, la comunidad autónoma aportó en 2010 en forma de impuestos el 19,4% del total de los ingresos de la Administración central, pero recibió a través de los servicios públicos y las inversiones el 14,2% del gasto total del Estado, según los datos que el conseller de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, ha presentado en rueda de prensa. Si se descuenta lo que aporta la Seguridad Social mediante pensiones y subsidios por desempleo, el gasto que el Estado hace en la autonomía catalana en relación al total sería del 11,3%.

Catalunya, atendiendo a este cálculo, contribuyó con una proporción superior a su peso en el PIB estatal, que es del 18,6%, en tanto que recibió un gasto que no llegó al peso de su población sobre el conjunto del país (16%). El conseller de Economía ha calificado este desequilibrio de 'altamente insatisfactorio', ya que ha obligado al gobierno autonómico, ha dicho, a 'tirar adelante el país con menos recursos (...) y con una o dos manos atadas en la espalda'.

Mas-Colell ha asegurado que el déficit fiscal de 16.543 millones de euros de 2010 es el equivalente al presupuesto de los departamentos de Salud, Bienestar Social y Enseñanza y ha señalado que si se redujera en una fracción no tendrían que 'hacer recortes'. 'Sin déficit fiscal hubiéramos ido más sobrados y nuestra situación actual, fiscalmente, sería extremadamente más cómoda que la que tenemos en este momento', ha manifestado.

Como ya hizo el año pasado, la Generalitat ha calculado también su déficit fiscal siguiendo otra metodología, la del flujo de beneficio, que es más difícil de computar, ya que mide el impacto de la actuación del Estado sobre el bienestar de los residentes en un territorio. Según este otro método de cálculo, el déficit fiscal catalán del año 2010 fue de 11.258 millones de euros, lo que representa el 5,8% de su PIB. En este caso, los datos de la Generalitat indican que los catalanes aportaron en 2010 el 18,9% de los ingresos del Estado, mientras que el gasto de la administración central en la región ascendió al 15,4%. Si se calcula la balanza fiscal sin tener en cuenta los ingresos y el gasto de la Seguridad Social, el gasto en Cataluña baja del 14,2% al 11,3%, ya que el gasto de la Seguridad Social no está sujeto a la discrecionalidad de las políticas territoriales del Gobierno central.

Mas-Colell ha subrayado que los dos métodos, que ofrecen resultados dispares, aunque en ambos casos negativos para la comunidad catalana, son complementarios y que ponen de manifiesto que Catalunya 'es un contribuyente neto muy considerable'. El conseller ha querido desvincular la presentación de los datos de la balanza fiscal de la negociación que actualmente mantienen los gobiernos catalán y español para fijar un nuevo objetivo de déficit. 'Este no es ningún anuncio dirigido a Madrid y no creo que haya una incidencia directa en la negociación del objetivo de déficit', ha afirmado el conseller.

El conseller ha insistido en que el Govern se implicará a fondo para mejorar el sistema de financiación. El modelo de financiación debe revisarse este año, y, como ha destacado Mas-Colell, la Generalitat estará 'en todas las negociaciones y foros donde se decidan temas de relevancia para Cataluya y, en particular, la financiación'.