Público
Público

Gibraltar recupera las proclamas de la autodeterminación nacional

El peñón celebra el 'National Day' en memoria del referéndum de 1969, cuando el Reino Unido le otorgó amplias competencias autonómicas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Grupo pro Determinación de Gibraltar (Gibraltar Self Determination Group), que integra a partidarios de la autodeterminación de distintas opciones políticas, vuelve a liderar el Día Nacional de Gibraltar que se celebra este lunes 10 en el Peñón, en memoria del referéndum de 1969, cuando el Reino Unido otorgó amplias competencias autonómicas a Gibraltar, reservándose tan sólo las responsabilidades en materia de Asuntos Exteriores, Defensa y, durante algunos años, las de Interior.

De hecho, el National Day se llamaba con anterioridad Referendum Day, pero cambió de nombre en 1993, para darle un marcado matiz político que, sin embargo, durante los dieciséis años de mandato del socialdemócrata Peter Caruana pasó a un segundo plano.

El National Day adquirió especial relieve durante el gobierno de Joe Bossano, contando incluso con la presencia de líderes nacionalistas del Estado español, como Josep Carod Rovira de Esquerra Republicana de Catalunya. Discursos encendidos, globos con la bandera albirroja de Gibraltar e incluso un himno titulado 'Autodeterminación', compuesto por el español Manuel Pintado e interpretado por la cantante madrileña María José Sánchez, animaron la celebración por aquel entonces.

El pueblo se limita a sobrevivir a un lado y a otro de esta encrucijada históricaAhora, se espera tan sólo la presencia de representantes de los principales partidos británicos y norirlandeses, sino también del Partido Nacionalista Escocés, que tomarán la palabra junto a los representantes locales en un acto central que vuelve a tener como escenario la explanada de Casemates Square. También durante la etapa Caruana, había cambiado la localización del acto oficial, que se celebraba en La Piazza, junto al John Mackintosh Hall, en el centro de la ciudad pero con menor capacidad para albergar público. A la tribuna de oradores, solía subir el alcalde, que en Gibraltar tiene un carácter prácticamente simbólico, que deseaba una feliz jornada, elogiaba a algún vecino ilustre y ordenaba soltar los globos. Una hora antes, los socialistas, los liberales, el PDP y Self Determination Group fijaba otro acto de marcado carácter político que ahora, sencillamente, se unifica con la convocatoria oficial conjunta.

En el National Day de 2012 volverán presumiblemente las proclamas en pro de la autodeterminación local y un marcado acento pro-británico, alentado por las tensiones que han rodeado los últimos meses de vida en la frontera: reivindicaciones encendidas de la soberanía gibraltareña por parte de un Partido Popular con ganas de buscar adversarios exteriores que distraigan a la opinión pública, desmantelamiento del Foro Tripartito Gibraltar-Londres-Madrid que gestionaba los problemas domésticos durante los últimos años, grandes colas en la Verja, veto a la pesca, controversia sobre aguas jurisdiccionales y otros puntos de fricción. Con todo, Fabian Picardo mantiene un discurso de mano tendida hacia un entendimiento razonable con España. Los hechos, sin embargo, parecen alejar cualquier atisbo de cordialidad entre los gobiernos. El pueblo se limita a sobrevivir a un lado y a otro de esta encrucijada histórica. Los habitantes de Gibraltar y de su comarca vecina siguen siendo en gran medida rehenes de un contencioso que conmemorará el próximo año el tercer centenario del Tratado de Utrecht.