Público
Público

Giralda, Torre del Oro y Wojtyla

El alcalde de Sevilla estudia dedicar un lugar estelar a la estatua del papa polaco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Karol Wojtyla visitó dos veces Sevilla en calidad de papa, en 1982 y 1993. Y en ambas congregó ingentes multitudes. Como tributo, un grupo de sevillanos, vinculados al mundo cofrade, formó tras su muerte la Plataforma Pro Monumento a Juan Pablo II. Seis años después ha logrado su objetivo. Desde el 21 de junio la estatua del papa, financiada con apoyo de Cajasol, la patronal, la Iglesia, el Sevilla, el Betis y donaciones anónimas, se expone en una sala de la caja de ahorros, donde la han visitado más de 10.000 personas. No obstante, los admiradores del papa polaco, que ya tiene una importante avenida en Sevilla, quieren más.

'Nos gustaría situar la estatua en la calle Fray Ceferino González', cuenta Francisco Javier Valderrama, impulsor de la plataforma, que dice haber hallado una disposición positiva en el nuevo alcalde, Juan Ignacio Zoido (PP), fervoroso católico. Fray Ceferino González no es cualquier calle. Junto a la catedral, pegada a la avenida de la Constitución y bajo un emblemático magnolio, sería un espacio público estelar en el corazón del centro para la imagen del líder religioso, que entraría a formar parte del catálogo de referentes estéticos de la ciudad de la Giralda y la Torre del Oro.

El anterior Gobierno (PSOE e IU) negó siempre esa ubicación y ofreció situar la estatua 'dentro del recinto eclesial, en la calle pero tras las cadenas de la catedral', cuenta un exedil. La plataforma ha puesto ahora toda la carne en el asador, apoyada por el mismísimo arzobispo, Juan José Asenjo. La versión del Gobierno municipal actual es que buscan 'un lugar lo más digno posible', mientras que la Junta de Andalucía advierte de que una ubicación de la estatua junto a la catedral debería pasar por la Comisión de Patrimonio.

'Juan Pablo II es un símbolo de todos, católicos y no católicos, y sólo lo rechaza una minoría reaccionaria', opina Valderrama. No lo cree así el colectivo Iniciativa Sevilla Abierta, que promovió un manifiesto cuyo título no deja lugar a dudas: No a la estatua de Juan Pablo II.