Público
Público

"Gobernará un líder que no proyecta confianza y lo hará en un momento crítico"

El candidato de CiU asegura que "la izquierda ya no es lo que era" y que hoy "es de centro y compleja"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Josep Antoni Duran Lleida (Alcampell, Huesca, 1952) no había perdido aún la voz el sábado. En pleno ecuador de la campaña se sentía respaldado por las encuestas y veía factible el objetivo de ganar las elecciones en Catalunya. Antes de la entrevista aludió a su 'heroica' agenda y durante la charla evitó mirar a los ojos de sus interlocutores: Duran fue plena concentración.

Usted ha planteado la idea de un gobierno de concentración en Madrid ante la crisis del euro.

'El PP necesitará compartir responsabilidades con otras fuerzas'

Siempre lo he hecho en condicional. Deberían darse dos condiciones: que la situación económica europea sea después del 20-N la de cuando Italia llegó a 560 de prima de riesgo y España a los 410. Si eso es así, no debe descartarse un Gobierno de concentración. Todos los países en esta situación están yendo por este camino, porque las decisiones que hay que tomar son de tal envergadura que uno solo no las tomará, aunque tenga mayoría absoluta.

Ustedes fían su campaña al pacto fiscal, una medida con una enorme aceptación en Catalunya, pero las encuestas no les dan ese liderazgo. ¿Cómo se lo explica?

Ese es el gran contrasentido que estamos intentando combatir en campaña. Lo que no puede ser es que la mayoría quiera el pacto fiscal y vote a formaciones que no lo defenderán.

¿Se debe a su connotación soberanista?

Es posible que mucha gente lo interprete como una cuestión soberanista a pesar de ser conscientes del déficit fiscal de Catalunya respecto al Estado. Esto no es una obsesión nacionalista ni un paso a la independencia, que esto interesa a cualquier persona que viva en Catalunya, sea de Pedralbes o del Pallars. El pacto fiscal son más recursos, que tengamos los mismos que pueden tener los vascos o los navarros.

En el Govern creen que es más fácil abrir una negociación con el PSOE y cerrarla con el PP.

No sé quién es mejor, pero es un escenario complicado porque el pronóstico es de mayoría absoluta del PP. Pero en la situación gravísima en que se encuentra la economía, el PP tendrá la necesidad de compartir responsabilidades con otras fuerzas. Ahí tenemos que hacer valer nuestra aportación. Además, si la economía catalana va bien, la española también.

'La izquierda ya no es lo que era, Catalunya hoy es de centro, es compleja' En los últimos meses el president Pujol ha incidido en la idea de que el pájaro en mano' es una vía agotada. ¿Le parece un error ese planteamiento ante la situación parlamentaria que se vislumbra?

Él contempla una serie de circunstancias que se han producido y llega a una conclusión que comparto. Hay que tener un comportamiento distinto, no pensando en qué votamos para ver qué obtenemos. Hay que ver si la fuerza que gobierna está dispuesta a aceptar el hecho catalán. Hay que ver si el PP sigue con el chip de esa campaña en que puso a todo el resto del Estado contra Catalunya Si sigue con ese chip no hay capacidad de entendimiento.

Ha hablado de la anomalía que suponen los triunfos del PSC en las generales, ¿cómo matiza usted la afirmación que dice que 'Catalunya es de izquierdas'?

(Silencio). La izquierda ya no es lo que era, los conceptos han cambiado completamente. Catalunya, hoy, es de centro, es compleja, un país en que durante muchos años ha venido gente del resto de España y ha hecho una aportación.

¿A qué atribuye la ola conservadora que se vive en Catalunya?

No la atribuyo a ningún mérito del PP, la razón es el Tripartito y el Gobierno, que ha hecho la mejor campaña que podía hacer Rajoy, por eso Rajoy no la hace ni dice qué hará. Pero no proyecta confianza y eso, ojo, deja un panorama jodido, porque sabemos que gobernará un líder que no proyecta confianza en la ciudadanía y lo hará en un momento crítico.

En economía hay muchas coincidencias entre CiU y el PP.

Lo que no puedo hacer es votar contra propuestas que yo llevo en el programa. Pero no todo son coincidencias: el PP siempre ha dado mucho apoyo a la economía financiera y especulativa, nunca ha entendido las Pymes, privatizó las grandes empresas a sus amigos, todo eso no lo compartimos.

'Entiendo la indignación, sobre todo de los indignados que se quedan en casa' ¿Votará que el matrimonio entre homosexuales se llame de otra forma si lo plantea el PP?

Nuestro programa no hace ninguna referencia a ello. Si algún día alguien promoviera este cambio, cosa que Rajoy dijo que no haría, CiU ya se posicionará en ese momento.

¿Sus comentarios sobre los inmigrantes prueban una deriva populista o radical para buscar votos del entorno del PP?

No, perdone, yo sigo en la centralidad de siempre. He criticado el PER en el Congreso, antes de la campaña, en entrevistas, también ahora. No creo en el subsidio, no es bueno para Andalucía ni para Extremadura. Y creo que no hemos controlado bien los flujos migratorios. Hay un sector de musulmanes que no se quieren integrar. Y deben ser conscientes de que ciertas posiciones no tienen cabida aquí.

¿Hay alguna propuesta de los indignados que le haya llamado la atención en positivo?

Les entiendo, pero no comparto sus propuestas, como la nacionalización de la banca, sus críticas a la política, sí su llamada a la mejora de la ética de la política. Entiendo la indignación, sobre todo de los indignados que se quedan en casa.

Parece que la política de ajuste no está funcionando: el Estado no gasta, los bancos no prestan, las empresas no contratan y las familias no consumen...

Hay que seguir con una política de equilibrio fiscal, pero hay que dejar un pequeño margen, un punto o un punto y pico del PIB, para impulsar políticas de crecimiento. Nos estamos equivocando, soy partidario de una política rígida, pero por este camino estrangularemos nuestra capacidad de crecimiento.

¿Ha hecho más daño a sus perspectivas los recortes del Govern o los viejos pactos de CiU con el PP en tiempos de Aznar?

El pacto del Majestic, Heribert Barrera dixit, es el mejor pacto de la democracia reciente para Catalunya. No hay ni una sola obra pública nueva, ni una, que esté planificada por el PSOE. Eso no lastra nuestras aspiraciones. Obviamente, seguro que hay algún efecto de la política de austeridad de la Generalitat, pero me siento orgulloso de ello.

¿Saldremos de la crisis?

Estoy convencido de que sí, aunque queda un final de año duro y un 2012 también duro. El primer paso es el gobierno económico, sin él, Europa dejará de existir como tal.