Público
Público

El Gobierno abre hoy con el PP la ronda política del pacto social

Soraya Sáenz de Santamaría encabezará la delegación del PP en su cita con el Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ejecutivo inicia este martes con el PP la ronda de negociaciones políticas del acuerdo económico y social firmado por el Gobierno y los agentes sociales.

Los vicepresidentes político, Alfredo Pérez Rubalcaba y económico, Elena Salgado, y los titulares de Trabajo, Valeriano Gómez, y de Industria, Miguel Sebastián, se sentarán a partir de hoy con todos los grupos de la oposición, por separado.

La portavoz conservadora en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, encabezará la delegación del PP.

El Ejecutivo le otorga un rango informativo y no negociador. 'Se trata de analizar el contenido del acuerdo de manera conjunta, de que tengan una explicación de primera mano', señaló la semana pasada Rubalcaba.

Además, Salgado y Gómez comparecerán ante la Comisión del Pacto de Toledo para informar del acuerdo que sienta las bases de la futura reforma de las pensiones. Por orden de mayor a menor. PP, CiU y PNV son las tres formaciones convocadas en primer lugar. Un día después, el miércoles, corresponderá el turno al resto de grupos.

Será la primera vez que el Ejecutivo oficialice sus contactos con la oposición para analizar la integridad del acuerdo, sobre el que han informado de manera informal a los grupos a lo largo de su trabajos de negociación en distintos niveles, correspondiendo el más alto al jefe del Ejecutivo, que ha sido el interlocutor del líder del PP, Mariano Rajoy.

Este primer 'intercambio de posiciones', como lo calificó el portavoz del Gobierno, abrirá la negociación parlamentaria del pacto sobre pensiones, que será tramitado como proyecto de ley, admitiendo así enmiendas, y cuyo recorrido parlamentario quiere tener concluido el Ejecutivo antes del verano.

Allanado el terreno con CiU, PNV y CC, que facilitaron la aprobación de las conclusiones del Pacto de Toledo en el Congreso, el Ejecutivo espera conquistar también el apoyo clave del PP, que se resiste a concretar una posición más allá de la ambigua 'buena disposición' a la que se aferra su líder como respuesta.