Público
Público

El Gobierno amplía el estado de alarma hasta el 15 de enero

"El objetivo es que todo vuelva a ser como antes del día 3 de diciembre", justifica Pérez Rubalcaba. El PP no aclara su postura ante la prórroga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno pedirá al Congreso que autorice una prórroga del estado de alarma establecido por el Ejecutivo el 4 de diciembre para atajar la crisis abierta por los controladores aéreos y solicitará que esta ampliación tenga efecto hasta el próximo 15 de enero.

'El objetivo es garantizar que nuestro sistema aeroportuario vuelve absolutamente a la normalidad, que todo vuelve a ser como antes del día 3 de diciembre', justificó el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, al término de un Consejo de Ministros extraordinario celebrado en el Congreso que acordó la medida.

Blanco admite que no hay seguridad deque los controladores detengan su pulso

El Gobierno logrará mañana sin apuros el plácet del Congreso y el Ejecutivo lo refrendará el viernes. Rubalcaba y el titular de la Presidencia, Ramón Jáuregui, han engrasado los apoyos de CiU, el PNV y CC, que suman el grueso del respaldo, que requiere mayoría simple. El jefe del Ejecutivo no defenderá esta vez la medida, ya que debe viajar a Bruselas para asistir al Consejo Europeo. Jáuregui ocupará su puesto.

La izquierda minoritaria votará en contra y el PP aún no ha mostrado sus cartas. 'Si el Gobierno se acostumbra a legislar con el estado de alarma, estamos perdidos', improvisó su secretaria general, María Dolores de Cospedal.

Jáuregui sustituirá a Zapatero en el pleno en la defensa de la prórroga

'No voy a hablar sobre hipótesis', sentenció a media mañana la portavoz parlamentaria del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, tras acusar al Ejecutivo de hurtar información. El ministro de la Presidencia la telefoneó al conocer su malestar.

Rajoy se refirió a la crisis de controladores en una cena con afiliados en Alcorcón pero no aclaró su posición. Eso sí, lamentó lo 'fácil' que es 'salir por la televisión agrediendo a la oposición en vez de gobernar'. En su opinión, 'la prioridad' es que 'los españoles puedan viajar en estas fiestas tan queridas e importantes para todos'. 'La segunda', añadió, 'es exigirle responsabilidad a una gente que es incapaz de decirnos cuál es la solución después de que les apoyaramos'. La presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, fue más clara: 'No es normal que para arreglar un conflicto laboral estemos en estado de alarma como no es normal que se prorrogue', informa M. J. Güemes.

El Gobierno considera que persisten los motivos que le obligaron a la primera declaración, entre ellos la protección del derecho a la libertad de circulación de los ciudadanos o el impacto de la actuación de los controladores sobre sectores económicos claves.

El anuncio de la convocatoria del Consejo de Ministros se oficializó mientras el ministro de Fomento, José Blanco, comparecía por la mañana en el Congreso para dar cuenta de la crisis de los controladores. Blanco evitó cualquier referencia a esta prórroga, a pesar del insistente requerimiento de toda la oposición. Sólo a punto de concluir su comparecencia, trasladó de forma escueta su 'opinión favorable' al no tener la 'plena seguridad' de que los controladores depongan su pulso durante las navidades.

Antes, Blanco detalló los pormenores del apagón aéreo y acusó a los controladores de ser los 'únicos responsables' del conflicto. 'Ha sido un chantaje en toda regla', defendió. 'Los controladores habían levantado un edificio de privilegios cuya fachada más visible eran los salarios desproporcionados, pero que se venía cimentando en un poder absoluto para organizar su trabajo, y en una capacidad de influencia decisiva en el acceso a la profesión', explicó.

Blanco aseguró que su departamento va a actuar 'con todo rigor' contra los responsables del motín aeroportuario y defendió la actuación del Ejecutivo, 'legal, adecuada, necesaria y eficaz', según glosó, para 'resolver la crisis' .

¿Y ahora qué? Preguntó la oposición. Blanco blandió como respuesta las reformas que han puesto en pie de guerra al colectivo de controladores y anunció el siguiente paso: 'Una vez que desaparezca el estado de alarma vamos a seguir intensificando la negociación. Si antes del 31 de enero no hay acuerdo, tendremos que adoptar otras decisiones', advirtió, para responder a la petición del PP y de CiU de solicitar el arbitrio de un mediador.

Los grupos catalán y vasco respaldaron los argumentos de Blanco, quien suscribió las críticas del PNV: 'Ha sido un fracaso político en toda regla'. 'Es responsabilidad de todos', admitió CiU. El PP señaló que la situación 'ha empeorado desde 2004' . Su portavoz intentó sacudirse así el hecho, enfatizado por Blanco, de que fuera un Gobierno de Aznar el que pactó con los controladores sus privilegios.

El portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, reiteró que su grupo apoyará la prórroga 'sin ningún tipo de complejo', para garantizar el derecho de los usuarios ' a volar siempre' y especialmente en periodos vacacionales, aunque instó al Ejecutivo a 'no acostumbrarse'. Duran limitó así el respaldo del Grupo Catalán únicamente al crítico periodo navideño, por su alto impacto social y económico, derivado del negocio turístico.

También el PNV acotó su apoyo a la medida. Su portavoz parlamentario, Josu Erkoreka, pidió al Gobierno que no 'cronifique' el estado de alarma, que es 'excepcional' y anunció que el Grupo Vasco respaldará la extensión de la medida sólo una vez, 'y no más', sin nuevas prórrogas 'si no hay alternativa viable posible'.