Público
Público

El Gobierno aprueba sus Presupuestos sin un rasguño

Gana las votaciones finales y pacta enmiendas con los grupos de izquierda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No se dejó hueco a la taquicardia. El Gobierno culminó ayer la tramitación parlamentaria de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2010 sin padecer penurias. El pleno del Congreso aprobó finalmente el proyecto del Ejecutivo, sin que el Grupo Socialista perdiese ni una votación. Una vez más, se demostró la fortaleza de la entente con el PNV y Coalición Canaria, y también la convergencia puntual, en varias enmiendas, con ERC, IU-ICV, BNG, CiU y UPN. El Gobierno también logró derrotar las 13 enmiendas de CiU que la Cámara alta aprobó por el error de dos senadores socialistas y que introducían un desfase de 248 millones.

Eso sí, no hubo un respaldo global a los primeros PGE de la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, más allá del que se amarró en octubre con PNV y CC. Por eso, los grupos de la izquierda insistieron en marcar terreno, en remachar que las Cuentas de 2010 'no son las que necesita el país' para salir de la crisis, como subrayó Joan Herrera (ICV), que el Ejecutivo 'tiene los mismos apoyos' que recabó en el debate de totalidad, hace dos meses.

Los partidos pequeños se limitaron, pues, a pactar con el PSOE enmiendas sueltas. 'Mejoras leves', sostuvo el republicano Joan Ridao. Francisco Jorquera (BNG) glosó la política del látigo y la caricia: 'Hemos sabido conjugar una actitud crítica al mismo tiempo que capacidad de diálogo'.

La izquierda parlamentaria reprochó al Gobierno su 'desorientación'

La izquierda parlamentaria reprochó al Gobierno su 'desorientación' en la política fiscal y la 'frustración' en el gasto social, lo que hacen de los Presupuestos una ley 'ine-quitativa' y 'voluntarista', coincidieron Herrera y Ridao.

CiU y PP evidenciaron su radical distanciamiento con el PSOE. Por razones similares creen que no generarán empleo, que la actividad productiva no remontará y que el Gobierno despilfarra y también dispares. Para el convergente Pere Macias, se 'incumple' el Estatut; para el PP, ese problema ni existe. 'No tiene política económica alguna', reprobó el conservador Cristóbal Montoro a José Luis Rodríguez Zapatero. El Ejecutivo, mantuvo, tiene una 'maestría inconmensurable' no en reducir el paro, sino en subir impuestos.

Pese a que no hubo más apoyo verbal que el de CC el PNV no intervino, la satisfacción irradió en la bancada socialista. Tras la votación, aplausos y abrazos a Salgado y la valoración del portavoz, José Antonio Alonso. Estos PGE, que preparan a España 'para salir de la crisis', han probado, dijo ufano, la 'fortaleza del Gobierno', y su 'optimización' del diálogo. Y otra cosa más: que el PP está 'cada día más solo y no arrima el hombro'.