Publicado: 20.04.2012 09:25 |Actualizado: 20.04.2012 09:25

El Gobierno aprueba el tijeretazo de 10.000 millones en Sanidad y Educación

El copago farmacéutico, la masificación de las aulas y la subida de tasas universitarias son algunas de las medidas. Tras el Consejo de Ministros, Rajoy despachará con el rey

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Consejo de Ministros ratificará hoy el tijeretazo social de 10.000 millones de euros en Educación y Sanidad. La reducción de los fondos destinados a servicios sociales ya se habían incluído en los Presupuestos Generales del Estado. Sin embargo, a través de una nota de prensa el Ejecutivo anunció otro recorte extra, que afectaría en 7.000 a Sanidad y en 3.000 a Educación.

En un primer momento, el Ejecutivo no concretó cómo se llevarían a cabo estos recortes y ha sido en el transcurso de esta semana cuando se han conocido los detalles a través de los ministros José Ignacio Wert y Ana Mato.

En Educación, se va a incrementar la ratio de alumnos por clase en un 20% en Infantil y Primaria, así como se aumentarán las horas lectivas del personal laboral. En Infantil y Primaria podrá ser de hasta 25 horas y en Secundaria de 20 horas a la semana. Por otra parte, se ha suspendido la obligación de ofertar dos modalidades de Bachillerato y también se elimina la posibilidad de crear retribuciones variables. La reforma incluye que las bajas de menos de 10 días serán cubiertas por los profesores del centro educativo y plantea un retraso de la implantación de los módulos de FP de 2.000, que esperarán al curso  2014-2015.

Ayer mismo, también se anunciaron las novedades en la educación universitaria. En concreto, se aprobará un incremento de las tasas universitarias, con lo que los estudiantes tendrán que pagar entre un 15 y un 25% del coste de su plaza, lo que supone una subida de un 66% con respecto a lo que se venía pagando hasta ahora.

A medida que se suspendan asignaturas, se encarecerá mucho más la matrícula. El coste entonces para esa segunda inscripción será de entre un 30 y un 40%, entre un 65 y un 75% para la tercera y de un 90 a un 100% en la cuarta.

En materia sanitaria, se introducirá el polémico copago farmacéutico, pese a que Mariano Rajoy siempre se había mostrado contrario cuando era el jefe de la oposición. Aquellos jubilados con pensiones contributivas tendrán que pagar un 10% de los medicamentos que necesiten en la farmacia, hasta un máximo de 18 euros mensuales. Aquellos que tengan pensiones inferiores a 18.000 euros anuales también tendrán que pagar la mitad del coste, con un tope de 8 euros al mes. Quienes tengan una pensión no contributiva no tendrán que sumarse al copago farmacéutico.

Los parados de larga duración, es decir, aquellos que hayan agotado sus prestaciones por desempleo, también se libran de esta medida y no pagarán por los fármacos que les receten. Los trabajadores deben asumir el gasto de entre el 40 y el 50% del precio del medicamento. Las rentas más altas, que superan los 100.000 euros, el máximo a pagar será de 60 euros al mes y deberán pagar el 60% del fármaco.

Mariano Rajoy presidirá este Consejo después de regresar de su primera gira por Latinoamérica, que le ha llevado desde el miércoles a México y Colombia.

Presisamente, allí Rajoy declaró que "hemos gastado muchísimo en estos últimos años", apelando a la herencia que le ha dejado el PSOE  y justificando así todos los recortes que se están llevando a cabo. Señaló que "no hay dinero para atender al pago de los servicios públicos" y asegura que estas 'reformas' son "el pasaporte para superar esta difícil situación" que como destino tendrá "consolidar esos servicios públicos en el futuro".

También ha hecho pública su intención de continuar con las reformas y ha defendido el incremento de las tasas universitarias, pues supone "un costo enorme para el Estado" tener alumnos que abandonan los estudios después de tres o cuatro años.

En el Consejo de Ministros de este viernes también se analizará la respuesta a la decisión del Gobierno argentino de expropiar el 51% de YPF, filial de la petrolera Repsol, y las posibles medidas de prensión que ejercerá. Desde que hicieron una declaración pública los ministros Margallo y Soria nada más conocer la decisión de Cristina Fernández, no ha transcendido en qué consistirá la ofensiva del Gobierno.

Igualmente, en la reunión también se podría estudiar el decreto para cambiar el sistema de elección del presidente de Radio Televisión Española (RTVE), que ya está preparado y a la espera de la decisión de Rajoy para que lo trate el Consejo de Ministros.

Ayer, el presidente del Gobierno avanzó que no descartaba "ninguna posibilidad" al respecto, incluso la de reformar el estatuto de RTVE en breve, para elegir una dirección de la corporación pública ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo con los partidos de la oposición.

El citado decreto, de ser aprobado, supondría una modificación normativa para elegir al presidente de la televisión pública mediante un sistema de mayoría absoluta, en lugar de los tres quintos del Congreso y del Senado que se necesitan ahora para elegir al presidente.

Además, en la reunión se aprobará previsiblemente un Real Decreto de medidas urgentes en materia de medio ambiente que supondrán la modificación de leyes como la de aguas o la de residuos.

Pero la agenda de Rajoy no termina tras el Consejo de Ministros, ya que después visitará en el Palacio de la Zarzuela al rey, en el primer despacho que mantendrán ambos desde la Semana Santa, con el que don Juan Carlos reanudará su actividad oficial tras recibir el alta hospitalaria después de su accidente mientras cazaba en Botsuana.

El jefe del Estado y el del Ejecutivo no pudieron celebrar el lunes 9 el despacho semanal que habían previsto mantener ese día porque el rey se encontraba en un viaje privado en Botsuana, donde sufrió una caída accidental en la madrugada del pasado viernes que le provocó una fractura de cadera.

Es el primer acto oficial que el monarca realizará después de que el miércoles fuera dado de alta. Ese día el rey pidió disculpas a los ciudadanos por su viaje al país africano: "Lo siento mucho; me he equivocado y no volverá a ocurrir".