Público
Público

El Gobierno asegura que sin lidia el toro bravo no se extinguirá

Medio Ambiente no cree que exista riesgo de desaparición si deja de matarse en la plaza y avala su explotación cárnica

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 5
Comentarios:

Los defensores de la lidia se quedan sin uno de sus argumentos más manidos, el de que sin espectáculos taurinos el toro bravo desaparecería como raza. Desde el Gobierno se considera perfectamente viable su existencia aunque se reduzca de modo considerable el número actual de corridas de toros. En un escenario hipotético, en el que la decisión de prohibir la lidia aprobada por Catalunya se extendiera por otras comunidades, el animal no estaría en peligro de extinción: 'Si la demanda de estos ejemplares para espectáculos taurinos disminuyera, existen diversas líneas de trabajo que pueden acometerse para esta raza y existen también otras vías para su mantenimiento', confirmaron ayer por escrito a Público desde el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

El departamento que dirige Elena Espinosa considera que, del total del censo de reses bravas, 'sólo un escaso número de animales se dedica a los espectáculos taurinos'. Medio Ambiente señala que el número de reses bravas en la actualidad es de 275.748 ejemplares inscritos. Cada año, se utilizan alrededor de 15.000 toros en los distintos festejos taurinos que tienen lugar en toda España, ya sean corridas en plazas o sueltas de vaquillas en los pueblos.

Se considera viable que el toro se dedique sólo a producir carne

Por ello, considera que sería viable 'iniciar otras vías de explotación para la aptitud cárnica'. Esto es, que los ganaderos recondujeran su negocio para que los animales se críen únicamente para producir carne para el consumo. Una opción comercial que ya se explota en la actualidad, pero que los empresarios del sector no consideran tan rentable como la venta de los animales para espectáculos taurinos.

Para mejorar el rendimiento económico de este producto cárnico, el ministerio sugiere incluso la posibilidad de 'cruzamientos con otras razas y la puesta en marcha de programas de calidad'. Aunque tampoco descarta la rentabilidad de la carne de la raza de lidia 'en pureza'.

El Ejecutivo insiste en que es un animal que ya está 'protegido'

Es por esto que desde el Gobierno se descarta siquiera como posibilidad la necesidad de crear reservas naturales para proteger el animal bravo en el caso de que se prohibieran las corridas, ya que la explotación comercial de los toros seguiría siendo rentable y serían los propios empresarios los que salvaguardarían su permanencia.

El ministerio asegura que aunque 'existe la posibilidad de reservas naturales para albergar razas clasificadas en peligro de extinción' en ningún caso sería el caso del toro de lidia, 'puesto que las razas de interés productivo se crían en explotaciones ganaderas con otras consideraciones y circunstancias'. Aun así, el toro de lidia ya es hoy por hoy una estirpe protegida en el catálogo oficial como raza autóctona, circunstancia que obliga a su fomento y protección por parte de las administraciones.

El ministerio asegura que, con el actual número de animales bravos, y 'considerando que existen cinco asociaciones oficialmente reconocidas para la gestión de la raza, se puede afirmar que por el momento no hay situación de riesgo de desaparición de la misma'. Eso sí, también se demanda a los empresarios que creen las condiciones de explotación de los animales ya que 'es importante que los ganaderos desarrollen un programa de mejora, de acuerdo con la normativa zootécnica'.

Hay 275.748 ejemplares; a los festejos se dedican 15.000 anualmente

Por otro lado, los taurinos persistieron ayer en sus esfuerzos para evitar que lo que se extinga sea la lidia. Mientras el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguraba que no saldrá adelante la iniciativa del PP de blindar las corridas de toros en el Congreso, diferentes figuras del toreo reclamaban ayer ayuda a la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde. El Juli, Miguel Ángel Perera y José María Manzanares se reunieron ayer en Madrid para crear una unión en defensa de los toros y acordaron pedir una entrevista tanto con González-Sinde como con los partidos políticos.

Además, el secretario general del PP de Andalucía, Antonio Sanz, anunció que su formación comenzará 'de inmediato' con una estrategia para tratar de blindar los festejos taurinos en esta comunidad. Para ello, presentará mociones en todos los ayuntamientos de la región 'en defensa y protección de la fiesta'.

Medio Ambiente sugiere al sector que 'mejore' su explotación

Por su parte, el presidente de la Junta de Extremadura, pese a ser contrario a la prohibición de la lidia, afeó la iniciativa del PP planteada en el Congreso con el objetivo de centralizar de nuevo las competencias taurinas para evitar que suceda de nuevo lo ocurrido en Catalunya. 'No es una buena táctica poner en solfa permanentemente lo que los parlamentos autonómicos deciden', aseguró Vara.

Su homólogo en La Rioja, Pedro Sanz Alonso, puso en el mismo plano la Ley del Aborto y la prohibición de las corridas de toros, como ya habían hecho ayer otros compañeros de su partido, el PP. Sanz consideró 'curioso' que se haya dejado libertad de voto a los diputados socialistas para pronunciarse sobre los festejos taurinos y no sobre la norma que regula la interrupción del embarazo, que es 'una cuestión muy personal de cada uno'.