Publicado: 17.03.2012 11:30 |Actualizado: 17.03.2012 11:30

El Gobierno autoriza prospecciones petrolíferas en Canarias

El Ejecutivo canario teme el daño al turismo y critica que se les trate "como a una colonia perdida en el Atlántico"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El consejo de ministros autorizó el viernes las prospecciones petrolíferas de Repsol YPF frente a las costas de las islas canarias.

Repsol empezó a explorar la zona en 2001 y recibió en aquel año luz verde por parte del gobierno de José María Aznar para realizar las prospecciones correspondientes, aunque esta autorización fue anulada en 2004 por el Tribunal Supremo por defectos formales.

El gobierno canario ha rechazado las perforaciones desde el principio por su posible impacto medioambiental y en el turismo. "He dado instrucciones (...) a los servicios jurídicos del Gobierno para que estudien y propongan todas aquellas acciones que hagan inviable el acuerdo alcanzado hoy en el Consejo de Ministros", señaló el presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero, en declaraciones recogidas por RTVE.

"Nos tratan, con decisiones de esta naturaleza, como nos trataban en el pasado. Como si fuéramos todavía una colonia perdida en el Atlántico", afirmó.

Según la información incluida en la página en Internet del ejecutivo canario, Repsol está realizando actualmente unas 20 perforaciones en aguas de Lanzarote y Fuerteventura.

"Los permisos de investigación de hidrocarburos confieren a su titular el derecho en exclusiva para investigar la existencia de hidrocarburos en el subsuelo del área otorgada; pero no permiten la explotación de los potenciales yacimientos, lo que exigiría el otorgamiento de una concesión de explotación, ni tampoco suponen una autorización automática de ningún tipo de trabajo", dijo el Gobierno en las referencias del consejo de ministros.

"Nos tratan, con decisiones de esta naturaleza, como nos trataban en el pasado" En las referencias, el Gobierno explicó que, para proceder a la explotación, la compañía deberá obtener la correspondiente autorización administrativa para la que deberá solicitar un "procedimiento medioambiental" de carácter "preceptivo y vinculante".

"La prospección de hidrocarburos, además de tratar de paliar la dependencia española casi absoluta en la importación de gas y petróleo, tiene un alto potencial de creación de empleo altamente cualificado y complementa la actividad económica de las Islas Canarias", añadió el Ejecutivo.

El Grupo Parlamentario Socialista, a través de su diputado José Ignacio Alvaro Lavandera, ha advertido de que cada año se vierten al mar 130.000 toneladas de petróleo desde plataformas petrolíferas marinas, por lo que hablar de riesgos "no es hablar de probabilidad, sino de algo cierto que está cuantificado", pues la pérdida y derrame crónico de petróleo asociado a su producción en el mar es de cien kilos por cada cien toneladas extraídas.

"Si tal y como afirma el ministro canario del PP, José Manuel Soria, se estima -con las previsiones más pesimistas- una producción de 140.000, se arrojaría al mar --como mínimo-- el equivalente a 14 barriles diarios, o lo que es lo mismo, 2.226 litros, y éste sería el vertido más optimista", expuso el diputado en una nota de prensa en la que también ha insistido en que se trata de "datos ciertos y contrastados, no de probabilidades de accidentes".

El parlamentario socialista ha hecho hincapié en que la seguridad de las instalaciones industriales "ha de ser una máxima, pero por el momento no está garantizada en el caso de las prospecciones en Canarias". Sostiene que para Fuerteventura y Lanzarote "van a ser del todo contraproducentes porque no es que se asuman riesgos, sino que el daño medioambiental es cierto".