Público
Público

El Gobierno avala la hoja de ruta del lehendakari

Blanco asegura que la política antiterrorista está consensuada entre Madrid y Vitoria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El portavoz del Ejecutivo, José Blanco, se ajustó a una fórmula sin concesión alguna a la improvisación para trasladar un mensaje de sintonía con el decálogo anunciado por Patxi López ante la perspectiva del fin de la violencia. 'La declaración del lehendakari contiene una política clara para acabar con la violencia en Euskadi y el Gobierno tendrá en cuenta la propuesta, ya que la política antiterrorista está consensuada entre los dos gobiernos', enhebró Blanco.

Si no hay puntada sin hilo en el discurso del Ejecutivo sobre ETA, Blanco milimetró sus palabras para allanar el respaldo del Ejecutivo al 'acuerdo para la concordia' planteado por López, que incluye, entre otros pasos encadenados, un acercamiento 'progresivo' de presos de ETA a Euskadi.

El PSE desvela que López consultó a Rubalcaba su pacto 'para la concordia'

Por eso recordó el portavoz del Ejecutivo que la política penitenciaria 'ha sido siempre' parte de esa estrategia antiterrorista 'consensuada' entre Madrid y Vitoria que 'se rige por el principio de prudencia y discreción'.

Con esta justificación de pies de plomo cerró Blanco su análisis. 'Las estrategias en materia de lucha contra el terrorismo no se cuentan', se excusó, acallando la insistencia de la prensa para tratar de ampliar su respuesta.

Desde Euskadi, el portavoz de los socialistas vascos, José Antonio Pastor, reservó un papel en la propuesta del lehendakari al aspirante del PSOE a la Moncloa, el exministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba. 'No se ha planteado en el aire', aclaró. 'Se había hablado previamente con el PSOE y, en concreto, con el candidato', confirmó el dirigente vasco.

PP y PNV acusan al lehendakari de actuar por intereses electoralistas

Pastor remarcó que la iniciativa no plantea 'nada fuera de la legalidad' y defendió prever un 'acercamiento progresivo' de presos etarras 'siempre y cuando favorezca su reinserción', objetivo que preside la legislación penitenciaria. En paralelo, el consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, aseguró que 'el futuro de los presos de ETA está en sus manos' y zanjó cualquier intento de desbocar el alcance de la propuesta de López. 'Algunos pretenden engañar' ya que 'lo que no va a haber es una amnistía' para los etarras, advirtió.

Rubalcaba evitó ahondar en la cuestión. 'Hay que escuchar atentamente', contemporizó. 'Luego, el Gobierno tomará una decisión', se limitó a apuntar. Con la misma cautela calculada y en declaraciones a La Sexta Noticias, el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, juzgó 'muy importante' el planteamiento lanzado por el lehendakari en el Parlamento vasco aunque manteniendo el pie en el freno: 'La política penitenciaria la va a hacer el Gobierno, no va a cambiar (...). Seguiremos haciendo lo que corresponde en consonancia con los partidos democráticos y también con el PP'.

Basagoiti: 'Quieren meter a ETA en campaña porque creen que Rubalcaba le da votos'

En el partido conservador, sin embargo, la prudencia se tornó en crítica. 'Quieren meter a ETA en campaña porque creen que Rubalcaba le da votos', minimizó el líder del PP en Euskadi, Antonio Basagoiti. 'Les pido que no metan a ETA en campaña por muy nerviosos que estén y no dificulten alcanzar la paz con libertad y que la democracia venza a esos nazis de ETA y con sus presos. Les pido que no ralenticen el final de ETA', sentenció, ensanchando su distancia política con el lehendakari, a pesar de ser su puntal en la gobernabilidad del País Vasco.

Con el mismo descreimiento, el líder del PNV también denunció un doble fondo de intención preelectoral en la propuesta del jefe del Gobierno vasco. '¿Qué es lo que está haciendo López que no hayan sido reivindicaciones de otras formaciones políticas, entre ellas el PNV? ¿Por qué plantea ahora esto el lehendakari?', se preguntó. 'Si lo está haciendo por cálculo electoralista para beneficio del PSOE, me parece que es un ejercicio inútil', concluyó el presidente del PNV.