Público
Público

El Gobierno busca fomentar las jubilaciones flexibles

La ministra Báñez quiere limitar las "prejubilaciones" y avanza que la reforma laboral será "completa, equilibrada y útil". Descarta la implantación de un contrato único y de los 'mini

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Escasas líneas ha adelantado este martes la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, de la reforma más importante que debe acometer el Gobierno en sus primeros meses de andadura: la reforma laboral.

Báñez ha preferido dejar para el viernes los grandes titulares de la reforma, que debe paliar la sangría de más de 5 millones de parados. Tan solo ha adelantado que la reforma será 'completa, equilibrada, operativa y útil' que contribuya a la gestión eficaz de las relaciones laborales y que dé estabilidad en el empleo, que es lo que se 'necesita'.

Lo que sí ha descartado que vaya a incluir dicha reforma es la implantación de un contrato único porque sería 'inconstitucional' ni tampoco los polémicos 'mini-jobs' pero se dará un mayor uso al contrato estable a tiempo parcial con una remuneración 'razonable' para fomentar la contratación de los jóvenes.

En su primera comparecencia ante la Comisión de Empleo y Seguridad Social del Congreso de los Diputados, Báñez ha repasado los datos ya conocidos de paro en España, de la evolución en la destrucción de empleo desde el comienzo de la crisis y la ineficacia del Gobierno del PSOE para atajar este problema.

La ministra ha destacado que la reforma evitará que el principal ajuste de las empresas sea vía despido de trabajadores y ha anunciado que en los próximos meses quiere aprobar una reforma de la formación profesional, en colaboración con el Ministerio de Educación y con los agentes sociales.

Una 'cuenta de formación' que acompañará al asalariado toda su vida laboralLa idea es garantizar el acceso a la formación permanente del trabajador, para lo que se estudiará la puesta en marcha de una 'cuenta de formación' que acompañará al asalariado toda su vida laboral, según la ministra.

Además, Fátima Báñez ha destacado que se pondrá en marcha una mesa de diálogo social sobre las políticas laborales efectivas para jóvenes, de tal forma que los que no posean titulación tengan la posibilidad de, a través de un contrato adecuado, combinar formación y trabajo.

De la reforma laboral también ha resaltado que se va a adecuar a los autónomos y a las microempresas para que cuenten con una mayor flexibilidad para hacer frente a la crisis. La ministra también ha aprovechado para alabar el acuerdo de moderación salarial al que han llegado empresarios y sindicatos.

Báñz también quiere poner más vigilancia a los fondos públicos que se destinan a las prestaciones por desempleo, por lo que ha anunciado que se revisará el modelo actual de control de dichas prestaciones y también el de las bonificaciones a la contratación.

Otro tema al que ha dedicado más explicación es al de las pensiones y las jubilaciones. Báñez ha profundizado en este aspecto en lo que ya avanzó Mariano Rajoy en el debate de investidura. El Gobierno quiere poner coto a las prejubilaciones y por eso pretende limitarlas a 'circunstancias muy excepcionales'.

Se 'acercará la edad real de jubilación a la edad legal' Báñez ha resumido en tres ejes las reformas en materia de pensiones que pondrá en marcha el Ejecutivo. En primer lugar, se 'acercará la edad real de jubilación a la edad legal' para poder 'disminuir las prejubilaciones salvo circunstancias muy excepcionales y afrontar de otra manera ese recurso'.

Asimismo, se trabajará para favorecer la 'prolongación voluntaria de la vida laboral y compatibilizar el cobro de la pensión y la continuación en el mercado laboral', otorgando 'libertad de elección sobre la jubilación'.

Esta compatibilidad ya existe en la actualidad a través de la jubilación parcial, que se trata de la  iniciada después del cumplimiento de los 60 años, simultánea con un contrato de trabajo a tiempo parcial y vinculada o no con un contrato de relevo celebrado con un trabajador en situación de desempleo o que tenga concertado con la empresa un contrato de duración determinada.

Además, también existe la posibilidad de que a partir de los 65 años se pueda seguir trabajando y cobrando una pensión. Es lo que se denomina como jubilación flexible y que se deriva de la posibilidad de compatibilizar, una vez causada, la pensión de jubilación con un contrato a tiempo parcial.  El pensionista podría trabajar como mínimo un 25% de una jornada normal y un 75% como máximo, cobrando com pensión la proporción inversa al tiempo trabajado.

Finalmente, Báñez ha defendido que 'el camino hacia un sistema sostenible requiere promover que la pensión sea más proporcional a las cotizaciones realizadas'.

Por otra parte, la ministra ha asegurado que trabajará para que las pensiones, 'el principal pilar del sistema de protección social', vuelvan al Pacto de Toledo, ante cuya comisión permanente se ha comprometido a comparecer.

Por otra parte, Báñez también ha anunciado su intención de presentar un proyecto de ley para la Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social 'en los próximos meses', tras una ronda de contacto con los agentes sociales.

El objetivo será 'reconducir la situación' de esta entidad 'tras una etapa de enorme intervencionismo que ha llevado al sector una difícil situación', así como darle 'mayor autonomía de gestión, compatible con la mayor exigencia de control y transparencia' que exige la actual coyuntura económica.

También 'está en fase de elaboración' el proyecto de Real Decreto para 'regular el convenio especial para las personas con discapacidad', que busca 'regular una mejor protección social' de este colectivo.

Por último, la ministra de Empleo ha indicado que su equipo modificará el proyecto de 'transformación organizativa' de la Seguridad Social que se estaban planteando a través de la creación de una agencia estatal.

A su juicio, la importancia de esta materia 'justifica sobradamente (la redacción de) un proyecto de ley' en el que se 'garantizará la precisión y amplitud con la que debe abordarse un proyecto de tal dimensión' que supondrá la 'integración de las principales funciones y la puesta en marcha de adaptaciones y modernización de los procesos'.