Público
Público

El Gobierno constata que los secuestrados siguen bien

El Ejecutivo se movilizó de inmediato tras el asesinato del rehén francés

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ataque de París contra una facción de Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI) en Malí y la respuesta de los terroristas asesinando a su rehén francés motivaron que el Gobierno español activara de inmediato los cauces de comunicación que mantiene con los secuestradores de Roque Pascual y Albert Vilalta. El resultado ha sido la constatación de que los cooperantes catalanes, en manos de una facción distinta a la que ha acabado con la vida de Michel Germaneau, se encontraban ayer bien, dentro de las penalidades de un cautiverio en el desierto que ya se prolonga por casi ocho meses.

La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, confirmó que los secuestrados, únicos occidentales ya en poder de AQMI, 'se encuentran bien', al tiempo que trasladaba las condolencias del Gobierno español por la muerte de Germenau.

El Ejecutivo maneja la posibilidad de que el enconamiento de la situación en el norte de Malí no haga más que prolongar y encarecer la puesta en libertad de Vilalta y Pascual. Los asesores del Ejecutivo ya habían descrito a Moctar Belmojtar El Tuerto con un perfil menos violento que el de Abu Zeid, el líder del grupo que ha asesinado a Germaneau.

Cuando este último exigió a Londres el año pasado la puesta en libertad de Abu Qutada, considerado el líder espiritual de Al Qaeda en Europa, a cambio de liberar al rehén Edwin Dyer, lo hizo a sabiendas de que era imposible que su exigencia fuera satisfecha, por lo que aquella condición ya suponía una condena a muerte del secuestrado.

Algo similar ha ocurrido en el caso de Germenau. La katiba (facción) de Abu Zeid exigía la puesta en libertad nada menos que de Rachid Ramda, condenado a cadena perpetua en Francia por ser el cerebro de los atentados terroristas de 1995 en París.

Por contra, Belmojtar no ha llegado a imponer un ultimátum a España y ha rebajado sus pretensiones desde que se inició el secuestro. De la excarcelación de más de una decena de presos, pasó a exigir la puesta en libertad de uno de sus lugartenientes, encerrado en Mauritana. Siempre sin renunciar a un botín millonario que reclama desde el comienzo.

'Son más comerciantes que islamistas puros y duros', dijo ayer a France Press Moussa Samba Sy, director del Le Quotidien du Nouakchott, al referirse al grupo de Belmojtar. Argelino de 38 años, El Tuerto comenzó financiando al GSPC argelino, antecedente de AQMI, con el contrabando de tabaco.

El ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, dijo ayer que la 'estrategia' española de negociación para liberar a Roque y Pascual no ha cambiado.

 

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, prometió ayer que el 'bárbaro' y 'odioso' asesinato de Germenau 'no quedará sin castigo'. Igualmente, anunció que su canciller, Bernard Kouchner, viajará en breve a Mauritania, Malí y Níger para llevar el mensaje del presidente galo de que su Gobierno apoyará a todos aquellos que 'tienen la valentía de enfrentarse al terrorismo'. La agencia France Press informó ayer, citando fuentes de intermediarios con AQMI, que el cooperante fue 'decapitado ante los ojos del jefe de la unidad que lo tenía retenido'; es decir, Abu Zeid. Esas mismas informaciones apuntan a que Germaneau permanecía escondido 'en una zona montañosa de Kidal, hacia la frontera con Argelia', en el momento del ataque. París había deslizado que podía haber muerto semanas antes del ataque contra AQMI, que causó seis bajas en las filas terroristas. Por Andrés Pérez