Público
Público

El Gobierno da prioridad total a la reforma laboral

El proyecto de ley será sometido a votación por el Parlamento, como tarde, a comienzos de septiembre. Zapatero pide al PSOE que aproveche el trámite para ganar todos los apoyos posibles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Concluir cuanto antes, y con el mayor apoyo posible, la tramitación parlamentaria del proyecto de ley de reforma laboral es 'la absoluta prioridad' en la agenda política del Gobierno. Así se lo reiteró ayer José Luis Rodríguez Zapatero a la ejecutiva del PSOE, con la que analizó el calendario.

El presidente del Gobierno cree que el trámite como proyecto de ley, que permite incorporar enmiendas al decreto aprobado el martes pasado con los únicos votos del Grupo Socialista, ofrece la posibilidad de encontrar puntos de acuerdo con otros grupos y ampliar así el respaldo político a la reforma de la que se descolgaron los sindicatos y la patronal.

Algunos dirigentes opinan que al PP se le agota la estrategia del 'no'

Con este propósito, la portavoz de la ejecutiva del PSOE, Leire Pajín, lanzó ayer un guiño, en forma de halago público, a los grupos que podrían dar apoyo a la reforma final. 'Queremos poner en valor una vez más el alto nivel de responsabilidad de algunas fuerzas políticas al permitir con su voto avanzar hacia un debate más amplio', señaló refiriéndose a los grupos que permitieron con su abstención la aprobación inmediata de la reforma por decreto ley, en contra del que votaron únicamente los grupos minoritarios de la izquierda.

La voluntad del Congreso acompaña, por ahora, los propósitos del Ejecutivo. La Cámara arrancó ayer los preparativos de un recorrido parlamentario que se sustanciará en la Comisión de Trabajo. Su presidente, el socialista Juan Barranco, señaló que todos los grupos han trasladado ya su interés en que el proceso vaya rápido.

Pajín reprocha a Rajoy que siga en la 'deslealtad institucional'

Los portavoces del PSOE y la oposición fijaron ayer el calendario de trabajo de la comisión que estudiará las enmiendas y modificaciones del decreto aprobado por el Parlamento. La reforma podría aprobarse, como muy tarde, en el primer pleno que el Congreso celebre en septiembre en el supuesto de que el Senado incorporase cambios durante agosto.

El texto negociado con los grupos saldrá de la Cámara baja en julio. El plazo de presentación de enmiendas finalizará el 5 de julio, fase que se ampliará previsiblemente hasta el día 21, cuando se celebraría el debate sobre las enmiendas a la totalidad. Posteriormente, la labor de la Comisión de Trabajo remataría la tramitación, que podría regresar al pleno del Congreso, si algún grupo lo solicita, el 30 de julio, para su aprobación definitiva en la Cámara y su remisión al Senado.

Que en la votación del decreto ley el PP se abstuviera al igual que PNV, CiU, CC, UPN y UPyD se interpreta en fuentes socialistas como una puerta abierta a un cambio de estrategia de Mariano Rajoy. Así, dirigentes del PSOE apuntaron ayer que, después de haber votado en contra del decreto del ajuste, 'en abierta contradicción con la posición de sus correligionarios europeos, la estrategia del no a todo parece que se le agota'. A esta impresión contribuye también el hecho de que la semana pasada el PP se aviniera a estudiar un pacto energético, negociación que estaba bloqueada desde que el ministro Miguel Sebastián la planteara en noviembre del año pasado.

De momento, las espadas siguen en alto. Pajín volvió a reprochar al líder de la oposición 'su falta de responsabilidad y lealtad institucional' porque 'en el mismo momento en que el presidente del Gobierno defendía la economía española y los intereses de los ciudadanos ante el G-20, el señor Rajoy volvía a sembrar dudas y gritaba algo así como que nuestra economía está intervenida'.

La portavoz del PSOE siguió machacando el clavo de la indefinición programática del PP. 'Después de grandes anuncios, todavía no conocemos sus propuestas. Sólo sabemos que el señor Rajoy es el único dirigente europeo que está en contra de un peaje financiero', subrayó.

Zapatero acudió a la reu-nión de la ejecutiva del PSOE recién llegado de Toronto (Canadá), donde participó en una reunión del G-20 en la que, según confesó, hubiera deseado 'avanzar algo más' de lo que se reflejó en sus conclusiones. No obstante, destacó que se ha consolidado como un 'espacio de coordinación política'.