Público
Público

El Gobierno se endeudará para pagar 1.780 millones de euros en misiles, obuses y cazas

La principal beneficiada por el pago de atrasos es el consorcio EADS, con los programas Eurofighter y helicópteros Tigre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno ha acordado financiar con deuda pública el pago de 1.780 millones de euros en concepto de atrasos acumulados desde 2010 a varias empresas de armamento. Tras el Consejo de Ministros del pasado viernes, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría explicó que este crédito extraordinario no engrosaría el déficit público, pero, según establece el acuerdo publicado en el BOE, el Ejecutivo sí se endeudará para pagarlo.

El real decreto, publicado el fin de semana en el BOE, detalla la distribución del desembolso entre los grandes sistemas de armas afectados. La mayor deuda se acumulaba con el Eurofighter, o avión de combate europeo, que recibirá 1.171,6 millones de euros, mientras que el helicóptero de ataque Tigre, que se fabrica en Albacete, recibirá 72,6 millones. Ambos proyectos son desarrollados por el consorcio franco-germano-español EADS, a través de sus empresas subsidiarias Cassidian y Eurocopter.

Otros dos proyectos especialmente beneficiados por esta decisión del Gobierno de saldar deudas de defensa son el de los carros de combate Leopardo, de General Dynamics-Santa Bárbara, que se fabrican en Sevilla, con 242,3 millones de euros, y el Buque de Acción Marítima, de Navantia, con 187,8 millones. Los otros cinco programas son: Misil Iris-T, al que se destinarán 38,9 millones;  Misil Spike, 27,8 millones;  Helicóptero UME, 21,1 millones; Obus 155/152, 16 millones de euros; y sistema CIS UME, 718.530 euros.

En todos los casos se trata de pagos adeudados por entregas ya realizadas de estos sistemas de armas. El Gobierno justifica el millonario desembolso (equivalente al 28 por ciento del presupuesto total de Defensa para 2012) en que, de no hacerlo, se produciría un 'colapso financiero' de los programas internacionales, con el consiguiente 'deterioro de la imagen de España'; se perderían empleos altamente cualificados y capacidad exportadora de nuestra industria; y se limitaría la capacidad española para participar en misiones internacionales.

No obstante, el Ministerio anuncia que tiene intención de reducir los compromisos adquiridos 'a medio y largo plazo' con estos sistemas de armas, para lo cual cree que era necesario primero zanjar las deudas. A partir de ahora, Defensa asegura tener un plan para reducir el número de unidades solicitadas a los consorcios; aplazamientos de entregas; renegociaciones de condiciones y venta de material.

El crédito extraordinario no repercutirá como déficit público porque, aunque no se produjeron los pagos cuando correspondía, se efectuó el correspondiente registro en la Contabilidad Nacional por las entregas realizadas. Pero el Gobeirno informa que el desembolso será financiado íntegramente con deuda pública.