Público
Público

"A ningún Gobierno se le ha puesto tan difícil la ejecución de la política antiterrorista"

Antonio Camacho. Ministro del Interior. Critica al PP por haber estado "a la altura" en la lucha contra ETA sólo cuando la banda anunciaba su final

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tomó posesión en julio a sabiendas de que iba a ser el ministro del Interior más breve de la democracia. Aun así, conoce mejor que nadie las tripas del departamento tras siete años al frente de la Secretaría de Estado de Seguridad. Antonio Camacho (Madrid, 1965) responde a Público una semana después de que ETA anunciara que abandona definitivamente la violencia, la noticia más esperada en la sede del Paseo de la Castellana .

¿Qué fue lo primero que hizo tras el anuncio de ETA?

'La Ley de Partidos servirá en el futuro de garantía de respeto a la Constitución'

Hablar con el presidente del Gobierno y con Alfredo Pérez Rubalcaba. A Zapatero le dije: 'Lo has conseguido'. Alfredo Pérez Rubalcaba estuvo aquí por la noche y lo celebramos todos juntos: el secretario de Estado (Justo Zambrana), los bedeles, gente que lleva aquí trabajando treinta años, las secretarias... La reacción de todo el mundo cuando se abrió la puerta y apareció Alfredo fue aplaudir. Esa era la razón por la que tenía que hablar con él inmediatamente después del anuncio. No tengo ninguna duda de que la decisión adoptada por la banda tiene nombres y apellidos y sin duda el de Alfredo está entre ellos.

¿Por qué ha tomado esta decisión la organización terrorista?

Es muy fácil contestar: no tenía otra opción. Para fijarlo gráficamente, no es que se haya caído del caballo, es que le hemos quitado el caballo. Para eso es fundamental la actuación de la Policía y de la Guardia Civil a lo largo de la historia de ETA. Los últimos años han sido detenciones tras detenciones, desarticulación constante de todos los aparatos... Al final, la estructura de la banda ya no correspondía a lo que históricamente había sido, las cúpulas han ido cayendo una detrás de otra y algunas han batido récords de brevedad al frente.

¿Y el giro en la izquierda abertzale?

Pues se han dado cuenta de que no había caballo, que la banda había dejado de existir. Han optado por otro camino porque sabían que el de la violencia ya no era posible. Lo importante hubiera sido una reflexión profunda con la conclusión de que la violencia carecía de sentido. Desgraciadamente, creo que la decisión tiene que ver únicamente con el debilitamiento de la banda por la acción de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y la colaboración de Francia. La paz no la ha traído la izquierda abertzale.

¿El proceso de diálogo con ETA de 2006 retrasó, como critican algunos, el final de la violencia?

'A ningún Gobierno se le ha puesto tan difícil la ejecución de la política antiterrorista'

Es justo lo contrario. El proceso de 2006 y la forma en que la banda rompe ese proceso está en el origen del comunicado del jueves. En aquel momento, la banda terminó por deslegitimarse. No en relación con los ciudadanos, que lo ha estado siempre, sino con todos los movimientos cercanos a ella que en aquel momento apostaron por llegar al final. Sin el proceso de 2006, no sé si hubiéramos llegado al comunicado de cese definitivo.

¿Tiene encima de su mesa algún informe que cuestione que este anuncio supone el final?

No. Lo que ocurre es que desde el Ministerio del Interior y las Fuerzas de Seguridad estamos obligados a tener toda la cautela del mundo, a seguir trabajando con la misma intensidad, a efectos de garantizar que lo que anunciaron el jueves va a ser realidad, pero no existe ningún indicio de que no vaya a ser así.

¿Sectores de la derecha insisten en que es otra trampa?

Es a lo que hemos asistido en los últimos años. El jueves se produjo un giro profundo en la posición del PP y Rajoy estuvo a la altura. El problema es que ha estado a la altura de la historia cuando estábamos traspasando la meta y no ha sido así a lo largo de estos ocho años. El discurso a favor de la unidad de los demócratas ha estado sostenido mucho tiempo por el Gobierno y por el PSOE, a pesar de la actitud del PP. Hemos sostenido la lucha antiterrorista, que es extraordinariamente sensible, durante todo este tiempo, a pesar de las patadas en las espinillas que nos daban.

¿Le preocupa que afecte al proceso de consolidación del final de la violencia?

'Hay que esperar a que decida el TC sobre la doctrina Parot' sin ejercer ningún tipo de presión'

He estado estos ocho años en el Ministerio, y he sido testigo de lo que ha ocurrido y de lo que no ha ocurrido. A ningún Gobierno se le ha puesto tan difícil la ejecución de la política antiterrorista como a este. En este sentido, me preocupa que a pesar de ese discurso del líder de la oposición existan voces críticas a la responsabilidad que practicó el señor Rajoy el jueves. Me preocupa profundamente porque hay que seguir trabajando, gestionando esta cuestión. Hay muchas cuestiones que el nuevo Gobierno y el nuevo Parlamento tendrán que decidir y me preocupa que haya disensiones dentro del PP cuando el discurso del señor Rajoy estuvo a la altura del momento. Sólo lo estuvo cuando llegábamos a la meta, pero estuvo a la altura del momento.

Arnaldo Otegi es el líder de la izquierda abertzale que más se ha distanciado en público de la banda, ¿tiene sentido que siga en prisión?

Esa es una decisión adoptada por los tribunales en base a un proceso con las garantías que prevé nuestra Constitución y yo no puedo ni debo pronunciarme en torno a una resolución judicial.

¿No hay más remedio que esperar a después del 20-N para ir dando pasos que respondan al anuncio de ETA?

Estamos en un periodo electoral y nadie puede tomar decisiones en relación con un escenario que nadie sabe cuál va a ser. Eso le corresponde al próximo Gobierno y al próximo Parlamento.

Pero PSOE y PP son los dos únicos partidos con posibilidades de gobernar, ¿no pueden avanzar ya en ese consenso del que hablan?

'No creo que ninguna víctima del terrorismo quiera tomar decisiones políticas'

El PSOE está abierto a cualquier consenso y lo hemos demostrado estos años. Con cualquier fuerza democrática. Pero sigo creyendo que lo lógico es que en este momento, con las elecciones encima, haya que esperar a que se constituyan las nuevas cámaras.

¿No han hablado con el PP sobre las 'consecuencias del conflicto' a las que alude ETA?

Hemos mantenido conversaciones a lo largo de estos ocho años. Ese ha sido uno de los esfuerzos que ha hecho el Gobierno a pesar de las tensiones generadas. Han estado en todo momento informados. Una de las primeras personas con las que hablé después del comunicado fue con un alto responsable del PP.

¿Han abordado la cuestión de los presos tras el comunicado?

No hemos hablado de presos con el PP, partiendo de la base de que las decisiones se han de tomar en el momento en que exista un nuevo Parlamento. No tendría sentido hacerlo ahora. Pero ya le adelanto: este Gobierno y cualquier Gobierno lo que va a hacer es cumplir la Ley Penitenciaria que en cualquier momento esté vigente.

Pero la dispersión no está en la Ley Penitenciaria, ni la decide el Parlamento

Le repito: a un mes de las elecciones, este tipo de decisiones tienen que ser adoptadas por un nuevo Gobierno y un nuevo Parlamento. Si hiciéramos algo, estaríamos maniatándolos. Hay elecciones en tres semanas. ¿Cree que dos partidos que se están sometiendo a un proceso electoral y se están dando golpes el uno al otro están en las mejores condiciones para llegar a un acuerdo? ¿Con un partido que ha puesto la política antiterrorista encima de la mesa ocho años y con la crítica interna que tiene ese partido? Es difícil. Hay que esperar sólo tres semanas.

¿Exploraría la vía de los indultos individuales?

Este Gobierno no ha indultado a ninguna persona condenada por terrorismo, pero cualquier decisión corresponde al próximo Parlamento y al próximo Gobierno. La sociedad española, por encima de los partidos políticos, ha sabido gestionar este problema y la sociedad española sabrá gestionarlo de la mejor manera, por encima de los partidos políticos. Tenemos unos ciudadanos que han hecho frente a este problema y que han sabido lo que necesitaba este problema en cada momento.

A este periódico le gustaría conocer la opinión del ministro del Interior al respecto.

El indulto individual es una posibilidad que concede y que se ha concedido históricamente al Gobierno para hacer frente a determinadas situaciones y, por tanto, es uno de los instrumentos que puede utilizar en su política penitenciaria, aunque este Gobierno, insisto, no lo ha utilizado nunca con condenados por terrorismo

¿Será un escollo la doctrina Parot' para consolidar el nuevo escenario?

Hay que esperar a la decisión del Tribunal Constitucional. El final de la violencia deberá gestionarse, sin ninguna duda, desde los principios del Estado de derecho y uno de ellos es el respeto a las decisiones judiciales. Por tanto, no se trata de un escollo sino de una decisión, la de respetar los principios del Estado de derecho. Es necesario para gestionar esto bien. En esto se ha basado la victoria de la democracia y debemos seguir en este camino.

Antes de la doctrina Parot', había Estado de derecho.

Evidentemente, pero, en el momento en el que hay una doctrina de los tribunales que establecen una determinada interpretación, eso forma parte de una decisión judicial y hay que gestionar la realidad de acuerdo a esa interpretación. Si el Constitucional decide cambiarla, habrá que gestionar la realidad con lo que establezca la sentencia. Mientras, hay que esperar sin ejercer ningún tipo de presión.

¿No ha llegado la hora de transferir la competencia de prisiones al Gobierno vasco?

No está planteado, no está encima de la mesa y no es el momento porque hay elecciones en tres semanas. No lo ha estado en la mesa en las últimas dos legislaturas y no he oído hablar de ello en los últimos tiempos.

¿Y la Audiencia Nacional tendrá sentido en unos años?

Hasta ahora ha tenido mucho sentido. Si esto ha sido posible ha sido por la Policía, la Guardia Civil y la Administración de Justicia. La Audiencia Nacional hace más cosas además de juzgar delitos de terrorismo. Seguro que todos los que trabajan allí se alegrarán especialmente de poder dedicarse a otras cosas que no sean delitos de terrorismo. Como todo lo demás, habrá que decidirlo en el futuro.

Teniendo en cuenta el marco en el que se gestó, ¿debe seguir vigente la Ley de Partidos?

Lo que sería absolutamente satisfactorio es que nunca más hubiera que aplicar la Ley de Partidos, que nunca más hubiera que ilegalizar a un partido político. Pero estamos en lo mismo, será una decisión del próximo Parlamento. Yo considero que probablemente esa legislación sea una garantía para que nunca más a ningún partido se le ocurra atentar contra los principios esenciales del Estado de derecho. Yo no creo que suponga ningún obstáculo, más bien es una garantía de respeto a la Constitución y a los principios esenciales de la democracia por parte de todas las organizaciones políticas.

¿Pedirá ETA perdón a sus víctimas próximamente?

Desconozco cuál es la intención de la banda.

¿Cabe una petición de perdón del Estado por los crímenes de los GAL, a modo de la que hizo el primer ministro británico, David Cameron, por el Domingo Sangriento'?

Carece de sentido plantear ahora esa cuestión.

¿Qué importancia le da a una entrega de armas por parte de ETA en el futuro?

No hace ni una semana que la banda ha decidido dejar la violencia. El resto de las cuestiones tienen una importancia mucho menor que esta gran noticia para la democracia. No podemos oscurecer esta noticia con otra serie de cuestiones que se llegarán a dar en el futuro.

¿Reconoce el papel de los mediadores en el anuncio de ETA?

Creo que hubo una cierta teatralización del final que probablemente fue decidida así con carácter previo, como forma de justificar la decisión de una banda que ha sido derrotada por la democracia. Cuando alguien es constreñido, obligado y compelido a tomar una decisión, a veces que otros le pidan que tome esa decisión le permite hacerlo con mayor facilidad.

Dice que alguien decidió esa 'teatralización'. ¿Quién?

He dicho que probablemente. Desconozco quién lo decidió, pero ha habido una gran teatralización del final.

¿Le concede algún valor a la Conferencia de Donostia?

(Larga pausa) Lo realmente importante, y a veces tendemos a menospreciarlo, es la decisión que ha tomado la banda porque los demócratas la hemos obligado. Todo lo demás carece de importancia.

¿Incluida la conferencia?

Por supuesto. Lo importante ha sido que los demócratas hemos vencido y hemos obligado a la banda a renunciar a la violencia.

¿Cómo pudieron acudir todas esas personalidades sin antes consultar al Gobierno español?

No tengo conocimiento de que hubiera ninguna consulta y, dado el Ministerio en el que estoy, si la hubiera habido, me hubiera enterado.

Hay quién piensa que el Gobierno consintió la conferencia.

¿Cómo vamos a impedir que esas personalidades se reúnan en una ciudad española?

¿Pidiéndoselo?

Ha habido reuniones anteriores de personalidades...

¿Van a colaborar ustedes con la Comisión Internacional de Verificación?

He contestado siempre lo mismo. La Policía y la Guardia Civil son las más cualificadas para garantizar que lo que anunció la banda el jueves sea una realidad en el futuro. Son los más competentes y los únicos que deben hacer esa verificación en democracia. Han cumplido un papel ejemplar en la lucha contra el terrorismo y son los más capaces para garantizar que el futuro sea un futuro de paz.

¿Cuál debe ser el papel de las víctimas de ETA en el nuevo escenario?

No tengo ninguna duda de que, si esta sociedad ha sufrido por la existencia de la organización terrorista, los que más han sufrido han sido las víctimas. Tienen condicionadas todas sus vidas por la condición de víctimas y su papel es esencial como referente moral. Todo Gobierno debe oírlas y tenerlas en cuenta.

¿Deben influir en sus políticas?

Las decisiones de tipo político en una democracia son tomadas por el Gobierno y el Parlamento. No creo que ninguna víctima del terrorismo pretenda tomar decisiones políticas.

¿Y la manifestación de ayer?

Reitero lo que he dicho. Son un referente y la parte de la sociedad que más ha sufrido. Creo en la libertad de expresión, en que todas las personas puedan exponer sus ideas y en que cualquier gobierno tendrá que tener en cuenta lo que digan las víctimas.

¿Extiende a los imputados en el caso Faisán' su felicitación a las Fuerzas de Seguridad?

A todos y cada uno de los que han trabajado durante muchos años por conseguir ese final. Alguno de ellos (de los imputados) ha trabajado treinta años para que esto acabara. Por eso, mi felicitación a todos y cada uno de los que se han dejado la piel. Y déjeme que mencione de nuevo a Francia. Cuando oigo alguna declaración de sus responsables políticos respecto a España y el terrorismo, se me pone la piel de gallina, me emociono. Me parece que el presidente de la República y los ministros del Interior franceses han sido esenciales en la decisión de la organización terrorista de dejar la violencia para siempre.