Público
Público

"El Gobierno está en manos de los mercados"

Manuel de la Rocha. Diputado del PSOE. Miembro de Izquierda Socialista, pide al Ejecutivo que no amplíe la jubilación hasta los 67 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Manuel de la Rocha (Madrid, 1947) milita en el PSOE y en UGT desde 1972. Miembro y ex portavoz de la corriente Izquierda Socialista, acudió el sábado en Madrid a la manifestación convocada por los sindicatos contra la ampliación de la edad de jubilación 'para pedirle al Gobierno que no la suba a 67 años'.

¿Dónde se siente ahora más cómodo? ¿En el sindicato o en su partido?

Soy militante de UGT y el PSOE y diputado socialista. Me siento muy cómodo en las dos organizaciones. No más en una que en otra. Distinto es a las posiciones que ahora confrontan a UGT y al Ejecutivo en materia de pensiones y de política social desde el giro del Gobierno.

¿Giro del Gobierno?

En mayo, el Ejecutivo se vio obligado, por la decisión de Alemania y la Comisión Europea de hacer un ajuste duro para llegar al 3% del déficit en 2013, a dar un giro, pero en ese cambio hay políticas que no tienen que ver con el ajuste fiscal. Por ejemplo, la reforma laboral que, junto a algunos aspectos positivos, tiene como eje el abaratamiento del despido y el incremento del poder de los empresarios. Estos dos elementos van a significar en los próximos años una transferencia muy importante de indemnizaciones que pierden los trabajadores en favor de los empresarios. Además, está la desaparición de la ayuda extraordinaria por desempleo de 426 euros, que va a dejar al 8% de los parados sin prestación. El culmen de ese giro es la reforma de las pensiones.

¿Esas decisiones son propias de un Gobierno de izquierdas?

Son errores, porque son medidas innecesarias para el ajuste y confrontan con los sindicatos. Están hechas a favor de los mercados financieros y de las propuestas de la derecha económica y política. Por tanto, son medidas que no se deberían adoptar.

El líder de CCOO cree que el Ejecutivo 'se suicida' con estas políticas ¿Está de acuerdo?

Con esta política, el Gobierno está ahondando muy profundamente una separación respecto de las bases sociales de la izquierda, que costará mucho tiempo recuperar. Perdiéndose el discurso de la izquierda también va a costar mucho.

¿Tendrá un precio electoral?

Las encuestas dicen que los apoyos al partido socialista son los más bajos de toda su historia en democracia.

¿Consideraría justificada la convocatoria de una huelga general en enero?

Si el Gobierno mantiene las actuales propuestas de pensiones, sobre todo la subida de la jubilación a 67 años, que es una medida innecesaria, me parecería legítimo que convoquen una huelga general.

¿Quién hace política en España? ¿Los partidos o los mercados?

El actual modelo de globalización hace que haya muy escaso margen para hacer políticas socialdemócratas en un solo país. Ahora hemos visto que una cesión de soberanía a favor del euro, sin la existencia de un poder económico europeo, se traduce en que esa cesión no la ejerce nadie y el capital campa sin límites. Es necesario que los gobiernos no se dejen vencer por los mercados, y quizá los gobiernos europeos, ahora, están en manos de los mercados.

¿Incluido el español?

Incluido, porque, frente a los mercados, son básicas las políticas europeas.

¿Rompería la disciplina de su grupo para no votar a favor de una reforma de las pensiones que amplíe la jubilación a 67 años?

Todo miembro de un grupo parlamentario, mientras lo sea, tiene que asumir la decisión democrática del grupo.

¿No se ha planteado nunca su continuidad como diputado, su presencia en futuras listas, o incluso su permanencia en el PSOE?

Eso es un futurible en el que no estoy.

Criticó la reforma laboral, pero votó a favor

Mientras uno está en un grupo parlamentario, su voz responde a la opinión plural de los apoyos del proyecto socialista. En ese caso, mi voz coincidía con UGT, los sindicatos y mucha más gente de la izquierda, pero el voto se debe corresponder con la decisión democrática del grupo.

Antonio Gutiérrez no votó a favor. ¿Cree que acabará la legislatura en el Grupo Socialista?

Lo desconozco.

¿Sus críticas son la excepción o hay más diputados socialistas con su misma percepción?

Hay muchos diputados del PSOE que viven una profunda inquietud sobre dónde nos llevan estas políticas sociales que son, en muchos aspectos, políticas de recortes sociales.

Varios diputados críticos trasladan cada semana a la dirección de su grupo sus inquietudes sobre la respuesta del Gobierno ante la crisis. ¿Son herméticos a sus reflexiones?

En el Grupo hay bastante pluralismo y se debate en reuniones, pasillos y comisiones. Pero el Grupo está muy sometido a la primacía del Gobierno. Eso nos tendría que llevar a otra reflexión. El partido debería tener una voz diferenciada del Ejecutivo, marcar horizontes estratégicos y no estar sujeto al día a día al que se ve sometido el Gobierno. Debería marcar una estrategia más clara que ahora falta en este momento.

¿Sigue siendo el PSOE un referente para los trabajadores?

El PSOE es el instrumento clave que tienen los trabajadores para superar las desigualdades históricas. Lo ha sido, lo es y lo seguirá siendo, a pesar de que haya momentos en que haga políticas que puedan gustarnos menos.

Hablaba antes de la distancia que advierte entre el PSOE y sus bases sociales. ¿Cómo se puede recomponer esa relación?

Recuperando el discurso de izquierdas que ha venido haciendo durante la primera legislatura y los dos primeros años de esta segunda.

El Gobierno viene a decir que no se puede hacer otra cosa frente a la crisis. ¿Hay otros caminos? ¿Cuáles?

Hay margen para otra política. Cuando uno se somete tanto a los mercados y entrega permanentemente lo que le piden, acaba en manos de una dinámica infernal y sin límite. El actual modelo de globalización financiera va contra el estado del bienestar. Su objetivo es limitarlo mucho. Si vamos haciendo concesiones, nunca tendrán límite.