Público
Público

El Gobierno modula su discurso ante la evolución de Batasuna

La izquierda abertzale, Aralar y EA desconfían del mensaje de Zapatero tras el endurecimiento de la Ley de Partidos y el golpe policial a Segi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno de Zapatero ha empezado a matizar el discurso que mantenía desde el atentado de la T-4 en diciembre de 2006, que significó el final de la anterior tregua de ETA, ante la eventual apertura de un escenario que conduzca al final de la violencia. La ilegalizada Batasuna, Aralar y EA han percibido el nuevo mensaje del Ejecutivo, pero desconfían de su margen de maniobra para dar pasos concretos por el marcaje al que es sometido por parte del PP. Las tres formaciones esperan, entre tanto, que su petición conjunta a ETA para que declare un 'alto el fuego permanente, unilateral y verificable' tenga una respuesta, aunque prefieren no marcarse plazos.

La izquierda abertzale ilegalizada, Aralar y EA hacen este análisis ante las nuevas señales transmitidas en las últimas semanas por los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y Patxi López. Primero fue el lehendakari quien, después de casi un año negando los pasos de la ilegalizada Batasuna en su apuesta por las vías políticas, anunció el pasado 9 de octubre en el Parlamento vasco una ronda de partidos para acercar posturas ante un eventual final de ETA. Y tan sólo 11 días después, el pasado miércoles, el presidente Zapatero eligió un momento tan simbólico como la remodelación de su Gobierno para enviar el mensaje a la ilegalizada Batasuna de que sus pasos, aún 'insuficientes', 'no van a ser en balde'. Ayer, su nuevo ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui, decía en una entrevista a El Correo que el Gobierno 'no puede ser ajeno' al alejamiento de la violencia de la ilegalizada Batasuna.

Jáuregui dice que el Ejecutivo no puede ser 'ajeno' a los pasos de Batasuna

El Gobierno, pues, ha modulado su discurso, pero no su política antiterrorista, como refleja la redada policial del pasado viernes, con la detención de 14 jóvenes acusados de integrar la organización ilegal Segi, o la reciente iniciativa del PSOE y del PP para endurecer la Ley de Partidos. Son algunas de las pruebas que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, alega para afirmar, como hizo en su estreno como portavoz del Gobierno, que el Ejecutivo socialista no ha variado ni un 'ápice' su estrategia.

Ante esta situación de presión policial y endurecimiento legislativo, el nuevo mensaje del Gobierno no parece haber calado en la izquierda abertzale ilegalizada, Aralar y EA, los principales partidos que el pasado mes de septiembre firmaron el llamado Acuerdo de Gernika, en el que establecen unos 'postulados' para avanzar hacia un final dialogado de la violencia. En el texto, además de pedir a ETA un 'alto el fuego permanente, unilateral y verificable', reclamaban precisamente al Ejecutivo de Zapatero, entre otros puntos, la derogación de la Ley de Partidos y el 'levantamiento de las medidas prohibitivas' contra 'organizaciones independentistas'. Es el caso también de Segi.

Así, ante el mensaje enviado por Zapatero, el histórico miembro de la izquierda abertzale Tasio Erkizia cree que el Gobierno trata de modular su discurso, pero nada más. 'No podemos decir que el PSOE tenga voluntad de aportar soluciones en clave democrática', afirma, antes de asegurar que hay 'cauces de comunicación' con el Partido Socialista y que 'está perfectamente informado de la determinación de la izquierda abertzale',

Los firmantes del Acuerdo de Gernika temen el marcaje del PP sobre el PSOE

'El PSOE ha contribuido a crear en la sociedad una mentalidad de que todo vale contra lo vasco, que se pueden vulnerar los derechos fundamentales. Y ahora le cuesta mucho moverse, salir de ese discurso', dice, convencido de que el Partido Socialista es 'rehén' del PP.

Erkizia afirma que la izquierda abertzale está decidida a seguir la nueva estrategia marcada por 'vías exclusivamente políticas y democráticas', y que tiene el convencimiento de que ETA va a 'favorecer este proceso' en un próximo comunicado. 'No vamos a hablar de plazos', dijo.

El coordinador general de Aralar, Patxi Zabaleta, considera también 'contradictoria' la declaración del presidente Zapatero sobre Batasuna, después de la iniciativa del PSOE y del PP para endurecer la Ley de Partidos y el golpe policial contra Segi. Según Zabaleta, Rubalcaba y su homólogo en Euskadi, el consejero de Interior Rodolfo Ares, incurren constantemente en una 'tercera contradicción', cuando dicen que 'Batasuna no es atendida por ETA' y, a la vez, le imputan lo que pueda hacer la banda armada: 'Lo que tendrían que defender es que no se le puede imputar a Batasuna la actividad de ETA'.

Los tres partidos esperan una tregua definitiva, pero no se marcan plazos

El coordinador general de Aralar considera, por todo ello, que el Ejecutivo mantiene, con su nuevo mensaje y sus iniciativas, una postura equívoca. 'El Gobierno va tener que adaptarse a la nueva situación política, pero con coherencia', agrega, convencido de que el PP, 'irresponsable y carente de ética', también deberá tomar nota y favorecer la paz y la normalización política. A juicio de Zabaleta, PSOE y PP se aprovechan del 'fenómeno de la violencia' para definir su estrategia.

El líder de Aralar también reprocha al PNV, contrario a la Ley de Partidos, que haya llegado a un acuerdo para garantizar el final de la legislatura con el tema del proceso de paz encima de la mesa. 'Tres días después de ese acuerdo, el PSOE y el PP presentaron su iniciativa para endurecer la Ley de Partidos. El PNV es débil', agrega.

Sobre el comunicado esperado de ETA en respuesta a la petición de alto el fuego, Zabaleta responde que no sabe 'si ETA lo aceptará, pero si los firmantes del Acuerdo de Gernika nos mantenemos firmes, nuestra reclamación va a tener un buen resultado'.

Durante esta semana, el mediador surafricano Brian Currin se ha reunido con partidos vascos en Euskadi para valorar la situación a la espera de la respuesta que pueda dar ETA los próximos meses. Según fuentes de EA, todas las personalidades internacionales firmantes de la Declaración de Bruselas, entre ellas cuatro premios Nobel de la Paz y la Fundación Nelson Mandela, mantienen su respaldo a la apertura de un proceso de paz en Euskadi y su petición a la banda de un 'alto el fuego permanente, unilateral y verificable'.

En EA desean que ETA responda a esa petición de forma afirmativa 'cuanto antes', e insisten en que lo 'importante' es que el proceso avance con 'nuevos pasos', sin que haya un 'bloqueo'. No obstante, insisten en que tampoco 'hay que darle una prisa excesiva para que nadie se descuelgue. Es importante que no haya escisiones en ETA'.