Público
Público

El Gobierno se muestra decidido a "culminar el proceso de reformas"

El Ejecutivo dará a conocer "nuevas iniciativas" en el próximo debate sobre el estado de la nación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Centrarse en 'la culminación del ambicioso proceso de reformas emprendido' es el primer objetivo que trasladará al Congreso el presidente del Gobierno en el próximo debate sobre el estado de la nación, que se celebrará la próxima semana. En la comunicación registrada ayer en la Cámara trámite formal en el que el Ejecutivo argumenta razones para celebrar el debate y hace balance el Gobierno esboza su cuaderno de ruta para los próximos meses y vuelve a colocar el concepto reformas en el norte de su brújula política.

Así, el Ejecutivo anuncia a los grupos su propósito de acometer 'desde la adopción de nuevas iniciativas para completar dicho proceso de reformas, hasta la aprobación definitiva de diversas leyes pendientes de tramitación, pasando por el desarrollo reglamentario y aplicación de las ya vigentes'. Además, el Gobierno reafirma su deseo de 'culminar su agenda legislativa sobre la ampliación de los derechos cívicos y sociales' en los próximos meses, antes de la conclusión de la legislatura.

Estos serán los ejes argumentales que presidirán el sexto debate de estas características al que se enfrenta Zapatero al frente del Gobierno. Será su último cara a cara con Mariano Rajoy, habida cuenta de su retirada como candidato en favor de su número dos, el vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba.

En su exposición, y como balance del año político a punto de cerrarse, el Gobierno señala que ha estado 'marcado decisivamente por la crisis económica' y admite la extrema timidez de la insuficiente recuperación. 'Si bien es cierto que, durante este tiempo, se ha confirmado el tránsito de la recesión a la recuperación, esta evolución favorable del crecimiento, aún demasiado lenta, no ha producido el efecto deseable en la reducción del desempleo, que permanece en tasas inasumiblemente altas', diagnostica la comunicación gubernamental.

Según el texto trasladado al Congreso, el Ejecutivo insiste, además, en que será también 'indispensable seguir ejecutando sin interrupción, al ritmo y de acuerdo con los compromisos asumidos, el programa de reducción del déficit público'. Compromiso que para 2011 tiene como objetivo el 6% del PIB, 'lo que supone rebajar ese déficit en 32.000 millones adicionales', subraya el Ejecutivo.

'Para lograrlo, será necesario asegurar el concurso activo de todas las administraciones, dado el alto grado de descentralización fiscal de España', completa su pronóstico el Gobierno.

Sentando una de las líneas de discurso habituales en esta cita parlamentaria la segunda más relevante de cada curso político, tras el debate de los Presupuestos el Gobierno anuncia que 'solicitará la colaboración de los diversos grupos parlamentarios con sus aportaciones o sus alternativas, y se mostrará receptivo y abierto a las mismas, especialmente en relación con la que constituye nuestra principal preocupación que lo es de toda la sociedad española, la lucha contra el paro'.

Por otra parte, el PP mostró ayer de nuevo su 'profunda preocupación' por la situación económica. 'Por la prima de riesgo, por las previsiones de crecimiento que no permiten augurar que se vaya a crear empleo, por la gravísima caída en los ingresos del Estado...', señaló ayer el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons.

El dirigente conservador dijo ayer en rueda de prensa que su formación teme que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, estuviera 'planeando nuevos recortes sociales' para los próximos Presupuestos, según informa María Jesús Güemes.

Además lanzó dos preguntas al aire. 'Si este Gobierno no fue capaz de hacer unos Presupuestos que sacaran a España de la crisis en 2009, 2010 y 2011 ¿por qué iba a ser capaz de hacerlo en el 2012?', planteó. '¿Y quién va a apoyar sus cuentas si no es para aprovecharse de ese Ejecutivo débil y final?', añadió, pidiendo a continuación elecciones anticipadas.

Mayo de 2005

En el primer debate de Zapatero como presidente y Rajoy como jefe de la oposición ambos dirigentes escenificaron su enfrentamiento en la lucha antiterrorista, la financiación autonómica, la política exterior y la economía.

Junio de 2006

Se celebró dos meses después de que ETA anunciara un alto el fuego permanente. Zapatero se mostró optimista y el líder del PP le trasladó su apoyo para conseguir el fin del terrorismo, siempre que no hubiera que pagar un 'precio político'.

Julio de 2007

Zapatero y Rajoy se acusaron de mentir a los españoles en política antiterrorista. El líder de los conservadores pidió un adelanto electoral. El jefe del Ejecutivo anunció la puesta en marcha del cheque bebé.

Mayo de 2009

Prevalecieron los temas económicos y de empleo, en busca de salidas a la crisis. Entre las promesas hechas por el jefe del Ejecutivo, destacan las aulas digitales y un nuevo plan Renove, para la compra de vehículos.

Julio de 2010

Sólo la crisis política sobre la sentencia del Estatut de Catalunya robó algo de tiempo a un debate centrado en la situación económica. Rajoy volvió a pedir elecciones anticipadas.