Público
Público

El Gobierno no ha detectado en España productos con carne de caballo

La Unión Europea ha recalcado que no hay ningún riesgo para la salud sino que se trata de "un problema de etiquetado"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha asegurado que en España no se ha detectado ningún producto relacionado con el escándalo de la carne de caballo en lasañas que aparecía como vacuno en los ingredientes.

'No se produce una crisis sanitaria porque es un problema de etiquetado. No tenemos datos de que en España se haya encontrado nada de esta naturaleza y no hay productos detectados', aseguró Miguel Arias Cañete en rueda de prensa en la sede del Ministerio.

Además, el titular de Agricultura desveló que debido al ocasionado por este asunto su homólogo francés, Stéphane Le Foll, ha anulado la reunión prevista para hoy para tratar en profundidad este tema.  

Por otro lado, Arias Cañete sí que confirmó que el director general de Agricultura se desplazará mañana a Bruselas, donde se ha convocado una reunión informal para discutir con el comisario de Salud y Política de Consumo, Tonio Borg, y otros ministros relevantes de la UE los pasos 'necesarios' para abordar el escándalo de las trazas de carne de caballo en productos precocinados anunciados como carne de vacuno distribuidos en varios Estados miembros.

La agencia de seguridad alimentaria británica (FSA) anunció el pasado 7 de febrero el hallazgo de trazas de carne de caballo en lugar de la carne de vacuno anunciada en platos precocinados de la marca Findus.

La carne en cuestión, de presunto origen rumano, pasó por operadores en Países Bajos y Chipre antes de llegar a Francia, donde fue adquirida por la empresa Spanghero y posteriormente transformada por Comigel en su planta de Luxemburgo en platos precocinados.

La carne fue distribuida en platos preparados de la marca Findus como lasañas anunciadas como carne de vacuno en varios países europeos. Los productos han sido retirados del mercado en Reino Unido, Francia y Suecia.