Público
Público

El Gobierno patronal

La actitud de los conservadores respecto al plan de ajuste

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si en la célebre obra de Shakespeare Yago enciende en Otelo los celos hacia Desdémona, aquí, en nuestra realidad, Cristóbal [Montoro] los aviva en Mariano [Rajoy] hacia Zapatero respecto del plan de ajuste en curso y su buena acogida en los organismos internacionales e instituciones que lo han inspirado.

Sólo así se puede entender que el portavoz económico del PP afirme en una situación enferma de los mercados como la actual que España 'es una rémora para el euro por culpa del Gobierno' y que, al tiempo, Rajoy, diga, en medio de la crisis de Grecia, que el 'Gobierno es una losa para España'.

El PSOE aspira a presentarse como el campeón de las reformas limitadas

¡Hasta qué punto llega la lucha por el poder del PP, un partido que ha gobernado durante ocho años y que espera hacerlo a partir de las próximas elecciones generales (en noviembre más pronto que en marzo)! Se erige en portavoz de los bancos acreedores de España (sí, eso es, de hecho, considerar a España una rémora para el euro) que aprovechan la incertidumbre general para facturar tipos usurarios de interés. El PP justifica a esos acreedores para quienes es lo mismo una deuda pública del 63% del PIB, vigente en España, que la de Grecia, donde llega al 150%. Les está diciendo el PP desde las Cortes, sede de la soberanía popular: tienen ustedes razón cuando piden más prima de riesgo, sigan dándole leña al mono (Gobierno de Zapatero) hasta que hable inglés.

El PP sufre un ataque oteliano de celos políticos. Todos los portavoces directos e indirectos de los mercados financieros apoyan la política de ajuste fiscal y reforma laboral de Zapatero. Es verdad que lo cortés no quita lo valiente, a saber, que todos, reconociendo la 'dirección correcta de las reformas', sugieren más recortes. Pero, por ejemplo, el FMI asume que el Gobierno ya ha abaratado el despido. Y que es necesario hacerlo más. 'Las indemnizaciones por despido deberán continuar rebajándose', sostiene. Si bien se mira, el FMI propone un virtual programa para las generales: endurecer las reformas de Zapatero. Por eso, los autores subrayan: 'Un amplio apoyo político y social ayudaría a esta amplia estrategia'.

Frente al PP, el candidato Alfredo Pérez Rubalcaba ya ha empezado a elaborar su hoja de ruta. En este caso, la recomendación para conocer esa trayectoria es cherchez l'homme. Su nombre: Valeriano Gómez.

El PP se erige en portavoz de los bancos acreedores de España

Según el nuevo mensaje, hay dos alternativas: un Gobierno patronal del PP o un Gobierno del PSOE que pone freno las exigencias más descaradas de esa patronal. El PSOE aspira a presentarse, pues, como el campeón de las reformas limitadas. No va a ser fácil. Porque se conocen las reformas reales del PSOE, pero se desconocen las potenciales del PP.

Pero he aquí que Gómez haya hablado de una perogrullada como la responsabilidad de la banca en la crisis y que tanta irritación haya despertado. O que replicase ayer (al FMI ) que el Gobierno no rebajará las indemnizaciones por despido. ¡Al menos, que no va reducirlas más en los próximos meses! O que no se disminuirán, como sugiere Bruselas, las cotizaciones sociales de las empresas.

Tanto Gómez como el trallazo glamouroso de Pepe Borrell a Miguel Ángel Fernández Ordóñez, a quien ha llamado 'pseudo jefe de Gobierno', situaron al gobernador por primera vez a la defensiva al asegurar, el pasado martes, día 21, que la entidad sí luchó contra la burbuja inmobiliaria y la alocada expansión crediticia (¿cómo se explica el endeudamiento de bancos, empresas y familias, y que las cajas de ahorros se vayan a pique como el Titanic?) y haya concedido, con la boca pequeña, que 'los mercados continúan exigiendo un nivel injustificadamente elevado de las primas de riesgo soberano'.