Público
Público

El Gobierno se prepara para un secuestro largo

Jiménez viaja a Rabat y recaba su ayuda para resolver el rapto en Tinduf

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La información que obra en poder del Gobierno español le hace prever que el secuestro de tres cooperantes, dos de ellos españoles, ocurrido en Tinduf (Argelia) la pasada semana puede prolongarse durante meses. Los servicios de información han trasladado al Ejecutivo que, con toda probabilidad, los raptores de Ainhoa Fernández del Rincón, Enric Gonyalons y la italiana Rosella Urru pertenecen a una katiba (facción) de Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI), la franquicia de la red terrorista en el norte de África o han practicado el secuestro por encargo de esta.

El Ejecutivo aguarda un primer comunicado de reivindicación por parte de AQMI en los próximos días. En el caso de los tres cooperantes de Acciò Solidaria raptados en Mauritania en noviembre de 2009, la primera comunicación se demoró diez días. Sólo en las semanas siguientes, los terroristas de Al Qaeda ofrecerían una prueba de vida, en forma de vídeo o fotografía, realizada por su productora Al Andalus y difundida a través de internet.

Los servicios de información apuntan a una facción de Al Qaeda

Los investigadores españoles dan por buena la información difundida por el Frente Polisario sobre la herida de bala que sufre Gonyalons y consideran el asalto al campo de Tinduf una demostración de fuerza por parte de AQMI, que tuvo que contar con información procedente del interior de los campamentos. Asimismo descartan que entre las intenciones de Al Qaeda esté aislar internacionalmente el campamento de refugiados saharauis, como ha denunciado el propio Polisario.

La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, se reunió ayer en Rabat con su colega marroquí Taieb Fissi Fihri. En rueda de prensa conjunta, Fissi Fihri dio por seguro que AQMI ya ha trasladado a los tres cooperantes al desierto del norte de Malí, una vasta extensión sin apenas presencia militar que el grupo utiliza para refugiarse y cambiar con frecuencia de ubicación a sus secuestrados.

Jiménez aseguró que España mantiene un contacto permanente con los gobiernos de la zona para 'una pronta' resolución del secuestro. En este sentido, el ministro marroquí recordó que la aportación de su país, así como la de Argelia y Mauritania, resultó vital para la resolución del anterior secuestro de españoles por AQMI. Además de estos gobiernos, la diplomacia española se apoyó en Malí y Burkina Fasso, que facilitaron mediadores con los terroristas, además de contar con la cooperación del servicio de inteligencia exterior francés y la CIA estadounidense.

El CNI mantiene una red de colaboradores desde el anterior secuestro

La ministra española explicó ayer en Rabat que el Gobierno activó una célula de crisis desde el momento mismo que tuvo noticia del secuestro. En el pasado, esa célula estuvo integrada por el secretario de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, representantes de Asuntos Exteriores, Defensa y el director del Centro Nacional de Inteligencia, el general Félix Sanz Roldán. El servicio de inteligencia español mantiene además una red de colaboradores en la zona desde el secuestro de 2009, para el que envió un reducido número de agentes que dirigió las negociaciones. Estas se resolvieron con la puesta en libertad de uno de los secuestradores y el pago de un rescate millonario.

Las fuentes consultadas pronostican un rosario de comunicados públicos que incluyan reivindicaciones inasumibles y, al tiempo, una negociación secreta que se puede prolongar durante meses, como ocurrió en el anterior secuestro.