Público
Público

El Gobierno regulará los viajes solidarios a países en riesgo

El Ejecutivo negocia con las ONG fórmulas para evitar secuestros en el exterior

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'En la vida uno va aprendiendo, y de este largo secuestro [el de los tres voluntarios catalanes que sufrieron un cautiverio en Mauritania] hemos sacado una lección, y es que existe una necesidad de regular el voluntariado solidario'. Con estas palabras, la secretaria de Estado de Cooperación, Soraya Rodríguez, anunció ayer la intención del Ejecutivo de crear un marco normativo para los llamados viajes solidarios, que llevan a personas no profesionales de la coo-peración a países en desarrollo con idea de ofrecer ayuda durante un tiempo limitado.

Albert Vilalta, Alicia Gámez y Roque Pascual, secuestrados en Mauritania el 29 de noviembre de 2009 y liberados meses después, formaban parte de una de estas caravanas solidarias. Su actitud imprudente conducían de noche en un país de riesgo es lo que ha hecho reflexionar al Gobierno sobre estas prácticas.

'Hay un vacío legal y hay que rellenarlo', señaló Rodríguez, que criticó de nuevo las caravanas solidarias al considerar que 'ponen en riesgo la vida y la integridad' de las personas que realizan el voluntariado y 'los intereses y la posición del Estado español'.

De momento, la regulación queda sólo en un anuncio, ya que el Ejecutivo aún no ha concretado cómo se hará, según señaló ayer a este diario Delia Blanco, presidenta de la Comisión de Cooperación Internacional para el Desarrollo del Congreso de los Diputados.

La regulación es complicada, porque no se puede prohibir a nadie que viaje a un país extranjero a hacer 'turismo solidario'. Por eso, el Ejecutivo está buscando fórmulas con la Coordinadora de ONG para el Desarrollo (Congde), que agrupa a la mayoría de organizaciones, para marcar el camino a seguir.

Desde la Secretaría de Estado de Cooperación se buscará asimismo el apoyo de los ayuntamientos, ya que muchos de ellos, como pasó en el caso de la caravana de los tres secuestrados, son los que financian esta práctica.

La propia Coordinadora de ONG está en contra del voluntariado solidario, ya que considera que la mejor manera de ayudar a las poblaciones en países en desarrollo es precisamente fomentando el trabajo de las organizaciones locales. 'Desaconsejamos este tipo de actividades, no son muy eficientes. Hay mejores formas para hacer llegar las cosas', señaló ayer Eduardo Sánchez, presidente de la Congde, que tachó las caravanas solidarias de 'arriesgadas'.