Público
Público

El Gobierno se reitera en su defensa de la reina

Recuerda a ICV el "importante papel" de los reyes en la democracia reciente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Seis líneas, sólo seis, le han bastado al Gobierno para resumir de forma oficial, por escrito, su opinión sobre el libro La Reina muy de cerca (Planeta), de la periodista Pilar Urbano, publicado a finales de octubre. Seis únicas líneas de respuesta a las cuatro preguntas que elevó al Ejecutivo el portavoz de Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) en el Congreso, Joan Herrera.

“El Gobierno no tiene por costumbre, ni está dentro de sus atribuciones, realizar valoración alguna en torno a declaraciones, comentarios u opiniones formuladas por representantes de las distintas instituciones del Estado”, arranca la réplica de La Moncloa, a la que ha tenido acceso Público.

“En todo caso, [el Gobierno] quiere recordar el importante papel desempeñado por Sus Majestades los Reyes en la etapa democrática más larga de nuestra historia reciente, así como el impecable cumplimiento de sus funciones constitucionales”, sigue la nota.

Ahí concluye la respuesta del Gobierno. Es decir, elude ajustarse al guión que le había requerido Herrera. El diputado preguntaba, en primer término, su “opinión” por las declaraciones que doña Sofía vertió en la biografía autorizada de Urbano sobre el aborto, la eutanasia o los matrimonios homosexuales. También interrogaba al Ejecutivo sobre si “tuvo conocimiento” del tenor del libro antes de su publicación y si creía que la reina había sido “prudente” en sus manifestaciones. Por último, Herrera pedía saber si Moncloa impulsaría 'acciones legales” contra la periodista.

“Lamento que el Gobierno corra un tupido velo ante una actitud, como mínimo, poco prudente de doña Sofía, que ha dejado clara su ideología bastante conservadora, cuando su deber es ser neutral, tanto como el rey”, recalcaba ayer Herrera.

El secretario general de ICV bosquejaba otro argumento, que el Ejecutivo, con su respuesta, “legitima aún más que la Monarquía es una institución que en pleno siglo XXI tiene poco sentido”. Hay una tercera queja para el diputado: “Moncloa, o contesta tarde a nuestras preguntas, o no aporta nada”.