Público
Público

El Gobierno reprocha al PP su estrategia de "alboroto"

Fernández de la Vega dice que la última maniobra de Trillo es "un intento descarado de salvar lo insalvable"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La tensión entre el Gobierno y el PP volvió a alcanzar ayer la temperatura de ebullición a cuenta de la última maniobra de Federico Trillo para, mediante la acusación a dos fiscales de ocultar pruebas, intentar anular el caso Gürtel y salvar del banquillo al president de la Generalitat valenciana, Francisco Camps.

'Desde hace meses asistimos a episodios diversos protagonizados por responsables del PP que quieren resucitar viejas estrategias para anular el caso en un intento descarado de salvar lo insalvable', señaló la vicepresidenta primera y portavoz del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. No lo mencionó, pero evocaba así el caso Naseiro, como se conoció la trama de presunta financiación ilegal del PP cuya investigación se archivó en 1990 por irregularidades en la instrucción del sumario.

'El PP intenta enmarañar y liarlo todo con mucho ruido'

A juicio del Gobierno, los que protagoniza el portavoz de Justicia del PP son 'intentos desesperados' y abocados al fracaso. 'Una y otra vez se dan de bruces con la realidad de que en un Estado de derecho la Justicia actúa siempre con arreglo al estricto principio de legalidad y con independencia de los intereses personales, particulares o políticos de nadie', señaló la portavoz en su habitual comparecencia tras la reunión del Consejode Ministros.

'Pediría menos alborotar intentando presionar y más responsabilidad para dar ejemplo al resto de los ciudadanos', dijo la vicepresidenta primera, para quien el PP intenta 'enmarañar y liarlo todo' a base de 'mucho ruido'.

En esta estrategia enmarcó la denuncia presentada por el PP contra José Bono por un presunto aumento irregular de su patrimonio. La portavoz ratificó 'toda la confianza' del Ejecutivo en el presidente del Congreso y pronosticó que la iniciativa del PP 'no va a conducir a nada', porque 'afortunadamente en España hay unas instituciones fuertes y una Justicia que funciona bien y como debe ser, de forma independiente', por más que el PP pretenda 'que actúe de acuerdo a su conveniencia'.

'Tiende a cuestionar a los tribunales cuando se ve acosado'

A la reacción del Gobierno se sumó también el ministro de Justicia. En Luxemburgo, donde presidió el último Consejo de Ministros de Justicia de la Unión Europea en el semestre español, Francisco Caamaño denunció, por reiterada, la estrategia del PP de 'cuestionar' primero a los jueces 'y ahora a los fiscales', actitud que consideró únicamente atribuible a sus 'problemas en los tribunales de Justicia', según informa Daniel Basteiro.

El ministro se mostró confiado en el normal discurrir procesal del caso Gürtel porque 'el tiempo va poniendo a todos en su lugar' y pidió al PP dejar 'que la Justicia trabaje'. Según Caamaño, los jueces y fiscales no se dejarán intimidar por la presión de Francisco Camps o de Federico Trillo, sino que seguirán 'ejerciendo su trabajo con objetividad, lo diga o no lo diga el PP'.

El ministro defendió el trabajo 'profesional y objetivo' de quienes imparten Justicia, aunque 'el PP, cuando se ve acosado ante los tribunales, siempre tiende a cuestionar a los profesionales'.

A su vez, el presidente de la Unión Progresista de Fiscales, Emilio Sánchez Ulled, trasladó su preocupación por 'la dinámica tan perniciosa y perversa' que supone que un partido político, en este caso el PP, ponga en cuestión la investigación penal 'sólo cuando se considera perjudicado'.'Atacan directamente al Ministerio Fiscal, pero de los hechos que se investigan no dicen nada', subrayó.