Público
Público

El Gobierno, "sorprendido" por las palabras del Papa

Pese a todo, desde La Moncloa se quiere restar importancia a la comparación entre el anticlericalismo actual y el de la II República que hizo el Papa al llegar a Santiago

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sorprendido pero conciliador. Así podría resumirse el estado de ánimo del Gobierno tras las declaraciones de Benedicto XVI poco antes de aterrizar en Santiago de Compostela en las que afirmó que en España existe un anticlericalismo como en la etapa de la II República .

La comparación del Papa, que por la tarde ofició una misa con unos 7.000 fieles en la plaza del Obradoiro, ha sorprendido al Ejecutivo pero desde La Moncloa se quiere restar importancia a esas palabras y evitar así la polémica.

El Papa subrayó que España necesita una reevangelización y que ha nacido en el país 'una laicidad, un anticlericalismo, un secularismo fuerte y agresivo como se vio en la década de los años treinta'.

El Gobierno no desea hacer comentarios sobre esas apreciaciones, defiende la libertad de expresión e insiste en que va a mantener una total colaboración para que la visita de Benedicto XVI sea un éxito, comentaron fuentes gubernamentales a EFE.

En ese contexto, recuerda la reunión 'cordial' que mantuvo el Papa con el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, en el aeropuerto de Santiago, la presencia de varios ministros en los actos que se desarrollarán en esta ciudad y en Barcelona, y la entrevista de mañana domingo entre el Pontífice y el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Además, garantizan que no van a afectar lo más mínimo al pleno apoyo que se va a dar a la organización de la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en Madrid en agosto de 2011 y que contará con la presencia del Papa.

No obstante, las fuentes citadas han reconocido que sus palabras, más allá del respeto con el que son acogidas, han provocado sorpresa en el seno del Ejecutivo.

Fuentes de la dirección del PSOE han evitado también entrar en polémica con el Pontífice y han emplazado al final de su visita para hacer un balance de la misma.