Público
Público

El Gobierno todavía teme un rapto largo pese a los avances

El CNI lleva dos semanas esperando una respuesta a su oferta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los tres cooperantes secuestrados en Mauritania cumplen hoy un mes en manos de Al Qaeda. La operación de Inteligencia puesta en marcha por el Gobierno ha comenzado a dar sus frutos hace unos días, con el establecimiento de una línea de contacto con los secuestradores. Sin embargo, este avance no acerca en el tiempo la liberación de los españoles y el Ejecutivo sigue contemplando un secuestro largo, que podría prolongarse durante meses, según fuentes gubernamentales.

Dos acontecimientos marcarán el rapto de Roque Pascual, Albert Vilalta y Alicia Gámez en las próximas semanas. Por una parte, la publicación de un segundo comunicado de Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI), que los agentes antiterroristas esperaban para Navidad. Por otra, el grupo de agentes del CNI, que primero viajó a Mauritania y que está en Malí desde la segunda semana de diciembre, aguarda una respuesta a la oferta de negociación que ha hecho llegar a los secuestradores a través de un intermediario fiable.

Los tres cooperantes secuestrados cumplen hoy un mes en manos de Al Qaeda

Según adelantó la agencia china Xinhua el pasado 19 de diciembre, al menos tres negociadores malienses y libios con tactaron con AQMI en el norte de Mali poco después de la llegada a Bamako de los espías españoles. El grupo de agentes siguió el mismo método utilizado por las antenas del CNI en Mauritania en las horas posteriores al rapto: acudir a los grupos tribales de la zona, que tendrían acceso a los terroristas, y ofrecerse a negociar. Esa actuación terminó resultando infructuosa en Mauritania, pero ha dado resultados positivos en Mali, con ayuda de los servicios secretos de ese país.

Las Fuerzas de Seguridad han acogido con preocupación la referencia a 'los crímenes' de Italia en Irak y Afganistán que AQMI incluyó ayer en el comunicado de reivindicación del secuestro de dos italianos. Los agentes esperan que el segundo mensaje sobre los cooperantes no incluya referencias de este tipo y que la verdadera exigencia se limite al pago de un rescate, sólo trasladada a través del contacto del CNI.

A principios del pasado año, AQMI reconoció públicamente que se encontraba en apuros económicos. Desde entonces, la filial de Al Qaeda en el Magreb ha obtenido varios millones de euros por la libertad de 11 de los 12 occidentales que ha secuestrado. Al otro, un turista británico, optó por asesinarlo ante la negativa de su Gobierno a negociar. En los Servicios de Información españoles existe la sospecha de que AQMI también ha logrado la excarcelación de alguno de sus presos en la zona.

En marzo de 2008, AQMI emitió una “llamada de socorro” a sus simpatizantes para que le ayudaran a salir de la “grave crisis financiera” que atravesaba. Uno de sus dirigentes, Mohamed el Othmani, explicaba que los “efectivos humanos y los medios financieros” de la organización habían mermado “considerablemente”. No tenían ni medicamentos para curar a sus heridos. Según aquel comunicado de los terroristas, se trataba de “una cuestión de vida o muerte”.