Público
Público

El Gobierno vasco lleva el "cambio" a los libros de texto

Educación dice que acabará "con el adoctrinamiento nacionalista"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Departamento de Educación del Gobierno vasco eliminará la denominación de 'Euskal Herria' en su acepción política de los libros de texto, suprimirá la calificación del euskera como lengua vehicular y llevará a las aulas el rechazo a la violencia terrorista. La consejera de Educación, la socialista Isabel Celaá, dijo ayer que estas modificaciones para el próximo curso están dirigidas a acabar con el 'adoctrinamiento nacionalista'.

La educación vasca es con frecuencia un campo de enfrentamiento y pocos consensos entre las fuerzas nacionalistas y las constitucionalistas, especialmente sobre cuestiones relacionadas con la identidad y el euskara. Así, la reforma conocida este lunes se antojaba del todo previsible desde la llegada del Partido Socialista de Euskadi al Ejecutivo vasco.

Eliminará la denominación deEuskal Herria en su acepción política

La iniciativa del Gobierno de Patxi López plantea, en cualquier caso, un cambio especialmente significativo desde la aprobación del Estatuto de Gernika, hace 30 años, acerca del uso del término 'Euskal Herria'. Este quedará limitado a los ámbitos cultural y lingüístico en los libros de texto de Educación Infantil, Secundaria Obligatoria y Bachillerato. La denominación Euskal Herria será sustituida, en cambio, por el nombre Euskadi o Comunidad Autónoma Vasca cuando se aluda a este marco administrativo.

Según la consejera vasca de Educación, el término 'Euskal Herria' desaparecerá también en epígrafes como 'Enfermedades más comunes de Euskal Herria', 'Valoración del uso responsable de las fuentes de energía en Euskal Herria' o 'Energías utilizadas por las máquinas en Euskal Herria'.

Los nacionalistas recuerdan que ese término figura en el Estatuto

Frente a esta posición, los partidos nacionalistas defienden, entre otros argumentos en defensa del término 'Euskal Herria', que éste aparece en el artículo 1 del Título Preliminar del propio Estatuto de Gernika: 'El Pueblo Vasco o Euskal Herria, como expresión de su nacionalidad, y para acceder a su autogobierno, se constituye en Comunidad Autónoma dentro del Estado español bajo la denominación de Euskadi o País Vasco...'.

Aparte de esta polémica, los borradores de los nuevos decretos introducen importantes modificaciones en la normativa aprobada la pasada legislatura por la consejería dirigida entonces por Tontxu Campos (EA). El nuevo Ejecutivo vasco suprimirá la catalogación del euskera como lengua vehicular, al considerar que esta era 'una ofensa innecesaria'. Según Celaá, su iniciativa defiende un 'bilingüismo equilibrado, asegurando la igualdad de las dos lenguas oficiales de Euskadi', y garantiza además que cada centro pueda definir su programa educativo en función de la realidad sociolingüística de la comarca en que se encuentre.

La tercera pata de la reforma anunciada es el tratamiento del terrorismo y la defensa de los derechos humanos. 'Se trata de que el currículo recoja claramente el rechazo a la violencia, también a la violencia terrorista, y no eluda por tanto la situación que sufre nuestro país', señaló la consejera de Educación.

Celaá afirmó que los nuevos decretos nacen, en definitiva, de la voluntad de poner fin a 'la tentación de hacer de la escuela un instrumento de adoctrinamiento nacionalista, y no de inclusión dentro del pluralismo'. Otro objetivo es, según sus palabras, eliminar 'el modo reduccionista y sectario que recibía el tratamiento de las lenguas en el ámbito de la enseñanza'.

Los borradores de los tres decretos serán ahora remitidos al Consejo Escolar Vasco y a otras entidades del sector para que puedan analizarlos antes de que sean aprobado por el Consejo de Gobierno, previsiblemente dentro de dos meses. El objetivo del Ejecutivo vasco es que la nueva normativa entre en vigor a partir del próximo curso académico (2010-2011). 'Hay que mejorar la enseñanza, liberarla de cualquier atisbo de adoctrinamiento y concitar acuerdos amplios', subrayó Isabel Celaá.