Público
Público

El Gobierno vuelve a instaurar el "reproche penal" del aborto

La reforma de la Ley del Aborto para volver a un sistema de supuestos y el previsible fin de la dispensación libre de la píldora postcoital limitan la capacidad de las mujeres para decidir

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La decisión del Gobierno de modificar la vigente Ley de Interrupción del Embarazo, que establece el aborto libre hasta la semana 14, para volver a una ley de supuestos similar a la de 1985, tiene una consecuencia inmediata: el aborto deja de ser un derecho básico de la mujer. Como ocurría con la ley anterior, de 1985, las mujeres tendrán ahora que volver a acogerse a alguno de los supuestos que marque la futura norma para evitar sumar al drama que en sí suele suponer un aborto la posibilidad de ganarse un 'reproche penal', en palabras del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón.

Para la presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas, Yolanda Besteiro, está claro que el nuevo planteamiento supone 'negar a las mujeres su derecho a decidir sobre ser o no ser madres'. A su juicio, la ley actual 'viene a satisfacer los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres, pone fin a un problema de inseguridad jurídica que afectaba tanto a las mujeres como a los profesionales y resuelve un problema de salud pública de primera magnitud'.

Con la Ley de 2010 ha habido menos intervenciones en chicas jóvenes

Sin embargo, para Ruiz-Gallardón, que cree que esta reforma es 'lo más progresista' de su vida política, el objetivo está claro: garantizar que 'siempre el concebido y no nacido es sujeto de protección jurídica' siguiendo la doctrina del Tribunal Constitucional (TC). A su juicio, 'no sólo no es un retroceso, sino un avance muy positivo, que no va a restringir los derechos de la mujer, sino ampliar la protección del concebido'. Besteiro recuerda sin embargo que la ley actual cuenta ya con todas las garantías que el TC marcó para el no nacido y emplaza al ministro a esperar a que el tribunal se pronuncie sobre el recurso que interpuso el propio PP 'si tiene dudas'.

Una experta acusa a Mato de 'alarmar' con su anuncio sobre la píldora

Asimismo, los factores ideológicos que subyacen a esta decisión del Gobierno de Mariano Rajoy también quedan claros si se analizan los datos del aborto en el año 2010, cuando entró en vigor la Ley aún vigente. Así, las cifras globales no sólo no se dispararon (hubo sólo un 1,3% más de abortos) como vaticinó el PP, sino que en el colectivo más sensible, el de las menores de 25 años, se realizaron 506 intervenciones menos. Estos datos, por tanto, no cuestionan la posibilidad de la actual ley de que las jóvenes de 16 y 17 años puedan abortar sin consentimiento paterno. De ahí que el argumento de Gallardón para justificar el cambio de esta disposición se centrara en otras consideraciones. Así, el ministro indicó que esta norma es 'un error' porque implica que 'una menor de edad tenga que pedir permiso a sus padres para hacerse un piercing o un tatuaje y, sin embargo, legalmente pueda interrumpir su embarazo sin ni siquiera comunicárselo'.

Frente a este argumento, Besteiro recuerda que las jóvenes de 16 y 17 años sí pueden decidir sobre 'cuestiones vitales' como donar un órgano, someterse a una operación quirúrgica de riesgo o casarse y, sin embargo, 'no se les quiere dejar poner fin a un embarazo no deseado, algo que las puede afectar para el resto de su vida'. En cuanto al repunte del 1,3% en el dato global, respondería a que, al eliminarse las trabas anteriores, muchos abortos clandestinos se hicieron en la sanidad pública. 'Si en el ambulatorio te lo gestionan gratis, no vas al locutorio de la esquina', dijo Santiago Barambio, presidente de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (ACAI), informa Vanessa Pi.

En la misma línea, la más que probable vuelta a la dispensación con receta de la píldora postcoital supone otra cortapisa a la autonomía de la mujer, al margen de que, como sostiene Isabel Serrano, presidenta de la Federación de Planificación Familiar, suponga una 'medida obstaculizadora' que 'va a hacer crecer el número de embarazos no deseados'.

La OMS determinó que el fármaco es seguro para todas las mujeres

Aunque la ministra de Sanidad, Ana Mato, asegura que la decisión de encargar un estudio sobre los efectos de la píldora no responde a motivos 'ideológicos, morales ni éticos', sino a una 'cuestión de salud', lo cierto es que la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que el fármaco 'es seguro para todas las mujeres, incluidas las adolescentes'. Por ello Serrano cree que el anuncio de Mato es 'irresponsable', ya que 'crea alarma' entre las usuarias, que en su inmensa mayoría sólo la usan cómo método de emergencia. Según un estudio de la Fundación Española de Contracepción, el 96,7% de las que usaron la píldora no dejaron de lado su anticonceptivo habitual.

Pero hay otros aspectos sanitarios donde también intervienen factores ideológicos, como los derechos que consagraba el proyecto de Ley de Muerte Digna que se dejó en el tintero el Gobierno socialista, que seguirán sin poder ejercerse con el PP en el poder. El texto garantizaba el acceso de los pacientes terminales a la sedación paliativa, aun en caso de discrepancia con el médico. Pero esta regulación, a ojos de Mato, tiene tintes ideológicos que deben evitarse. Tras explicar que prefiere hablar de 'cuidados paliativos', Mato señaló que, frente a 'iniciativas que tienen intencionalidad ideológica, lo que hay que buscar son soluciones a las personas que están sufriendo el dolor'.