Público
Público

El Gobierno y Aguirre preparan el terreno para una represión violenta del 25-S

Ante la concentración de esta tarde el ministro de Interior recuerda que el Congreso es "inviolable" y la expresidenta de Madrid insiste en que las manifestaciones no autorizadas "no se pueden aceptar"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A pocas horas de que se inicien las nuevas movilizaciones alrededor del Congreso de los Diputados convocadas por la Coordinadora 25-S, impulsora de las protestas de finales de septiembre, las autoridades ultiman sus propios preparativos para recibir a los manifestantes. Más de 1.350 agentes antidisturbios de la UIP volverán a blindar esta tarde la Cámara Baja, mientras el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, insiste en que este despliegue 'está para garantizar el derecho fundamental de reunión y manifestación en el marco de la ley y para hacer que se cumpla el mandato constitucional de que el Congreso es inviolable'.

Con estas palabras justificaría una posible intervención contra una movilización que no ha sido comunicada formalmente a la Delegación de Gobierno, puesto que ésta no la habría autorizado en un momento en el que los diputados se encuentran reunidos en Pleno. Pese a que la plataforma convocante ha insistido en que su intención es 'rodear el Congreso' de forma pacífica, sin coacciones contra los representantes políticos, Fernández Díaz ha hecho hincapié en 'no se le puede pretender coaccionar cuando está reunido, ni ejercer ningún tipo de coacción sobre los diputados'.

También la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ahora funcionaria de Turismo, ha querido lanzar un mensaje a los activistas y ha dicho que las manifestaciones no autorizadas 'no se pueden aceptar' y sobre todo 'cuando se trata de cercar el Congreso'. En este sentido, ha vuelto a elogiar a la que fue una de sus apuestas al frente de la Comunidad, Cristina Cifuentes, afirmando que 'lo importante es que en Madrid tenemos una delegada del Gobierno que está convencida de que lo que tiene que hacer es cumplir la ley y hacerla cumplir'.

La propia Cifuentes ya advirtió el lunes que 'la Policía actuará como lo hace siempre, para garantizar la seguridad y el orden público, como es su deber'. Y reiteró que los activistas no habían validado formalmente la convocatoria, puesto que 'no basta que lo digan en los medios de comunicación' para que quede legalizada.

Los manifestantes están llamados hoy a 'rodear' y 'empapelar' el Congreso

Por su parte, el presidente de la Cámara, Jesús Posada, también ha mostrado su apoyo a Interior y confía en que 'esté tomando las medidas adecuadas', haciendo uso de 'los policías que tenga que haber, ni más ni menos'.

También el portavoz adjunto del PP, Rafael Hernando, ha tildado la protesta de 'absolutamente irracional' y ha sostenido que estas manifestaciones 'lo único que buscan es echar a la gente a la calle para generar más conflictos'.

Para hoy la Coordinadora ha convocado dos asambleas a las 18.00 horas en la glorieta de Neptuno, una sobre los Presupuestos y la deuda y otra sobre el 'proceso constituyente'. Una vez terminadas, a las 21.00 han hecho un llamamiento a 'rodear' y 'empapelar' el Congreso.

Las protestas tendrán lugar hoy y el jueves, días en los que los diputados debatirán en el Pleno el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado, bautizados por los indignados como 'los presupuestos de la deuda', y concluirán con una manifestación en Madrid el próximo sábado. 

En torno a 1.500 agentes antidisturbios de la Unidad de Intervención Policial (UIP) estarán desplegados en la capital entre este martes y el próximo sábado, día en el que se ha convocado la principal manifestación de la Coordinadora 25-S, según han confirmado a Europa Press fuentes policiales. Para hoy, Interior ha dispuesto que sean 1.350 los agentes desplegados frente al Congreso, organizados en 27 grupos formados cada uno por unos cincuenta efectivos.

El peso principal del dispositivo policial recaerá sobre los 16 grupos de la UIP con sede estable en la Comunidad de Madrid, a la que se le suman otros once grupos procedentes de distintas partes de España.

La Policía espera que en la manifestación del sábado puedan producirse incidentes

Para el sábado se espera reforzar aún más el despliegue hasta llegar a la cifra de 30 grupos de la UIP, para lo que hará falta trasladar otros cuatro, ya que el contingente procedente de A Coruña tendrá que regresar a Vigo para velar por la seguridad en el partido de fútbol que enfrentará al Celta de Vigo con el Deportivo de la Coruña.

Según fuentes polciales citadas por Efe, se espera que la protesta sea secundada por unas 5.000 personas y que, en principio, no se esperan incidentes como los que se produjeron el 25S, salvo que grupos radicales intenten 'reventar' la movilización.

Más preocupada está la Policía por la manifestación que este mismo movimiento ha convocado para el sábado día 27, una marcha que comenzará en la Plaza de España de Madrid y concluirá en la de Neptuno (en las cercanías del Congreso de los Diputados). Ese día no se descartan incidentes protagonizados por grupos más radicales, tanto de Madrid como procedentes de otros puntos de España, como Barcelona, Castilla y León o Asturias.