Público
Público

Gobierno y UGT se abren al diálogo con discrepancias "muy serias"

Zapatero marcará este viernes el terreno para recuperar la negociación con los sindicatos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La posibilidad, y también la dificultad, de que se restablezca el diálogo entre el Gobierno y los sindicatos se escenificó ayer en el encuentro de María Teresa Fernández de la Vega y Cándido Méndez en los estudios de la cadena Ser. Aunque ambos habían acordado entrevistas por separado, accedieron durante un tiempo a intercambiar en directo impresiones sobre el desarrollo de la huelga general y el día después. Los dos coincidieron tanto en la disposición al diálogo como en el reconocimiento de que existen discrepancias 'muy serias'.

La vicepresidenta primera reiteró la oferta de diálogo del Gobierno, aunque reconoció que la situación 'es muy difícil'. Y el secretario general de UGT, quien sostuvo que la huelga 'rompe la barrera del sonido', no cerró la puerta al diálogo, pero dijo que hay que saber 'para qué'.

De la Vega y Méndez escenifican el día después de la huelga

De eso hablará hoy el presidente del Gobierno, que será entrevistado en RNE. José Luis Rodríguez Zapatero ya adelantó el miércoles, en el Congreso de los Diputados, que ve espacio para la negociación con los sindicatos en la reformas de las políticas activas de empleo, de las pensiones, de la negociación colectiva y la posible implantación del modelo austriaco de relaciones laborales.

Es en la reforma de las pensiones donde, además de ser las discrepancias más fuertes, también hay más margen para el acercamiento. Zapatero está decidido a reforzar el perfil contributivo del sistema, pero la propuesta de ampliar de 65 a 67 años la edad de jubilación no es la única fórmula que baraja el Ejecutivo.

De la Rocha pide aplazar la reforma de las pensiones en sintonía con UGT

Estas reformas también salieron a relucir ayer durante la reunión del Grupo parlamentario Socialista con la vicepresidenta económica, Elena Salgado. El diputado Manuel de la Rocha, vinculado a UGT, pidió abiertamente que, en lo que se refiere a la reforma de las pensiones y de la negociación colectiva, 'se negocie, se sea prudente en las propuestas y se retrase a momentos mejores'.

Además, Manuel De la Rocha llevó la voz de UGT al grupo parlamentario del PSOE al señalar ante la vicepresidenta económica que si el proyecto presupuestario contiene una previsión de paro de entre el 19 y el 20%, 'quiere decir que no se va a crear empleo alguno y, entonces, ¿para qué hemos hecho una reforma laboral que recorta derechos si no va a crear empleo?'.

Elena Salgado dijo que desde el Gobierno 'intentaremos dialogar' con los sindicatos, pero la forma lacónica en que respondió fue interpretada por varios parlamentarios socialistas como un severo enfriamiento de las expectativas reales de restablecer con los sindicatos el diálogo preexistente.

Minutos antes, en su comparecencia ante los medios de comunicación, había proclamado la voluntad del Ejecutivo de trabajar 'codo con codo' con los interlocutores sociales para 'construir juntos las reformas', empezando por 'diseñar mejor' las políticas de empleo. Antes, la vicepresidenta primera y portavoz del Ejecutivo, María Teresa Fernández de la Vega, había asegurado que hay margen para el diálogo sobre las pensiones.

José Antonio Alonso, portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, defendió que la reforma laboral 'hay que aplicarla en los términos' aprobados por el Parlamento, descartando así la rectificación que exigen los sindicatos, como ya había adelantado el presidente del Gobierno.