Público
Público

Golpe de mano fallido para alejar del 'caso Gürtel' al juez Pedreira

El envío automático del sumario a la Audiencia era la meta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El interés de los imputados más prominentes del caso Gürtel por apartar ya de la investigación al juez Antonio Pedreira quedó patente la semana pasada en un almuerzo de abogados convocado para alcanzar un pacto que asegurase el envío automático del sumario a la Audiencia Nacional. Ese objetivo sólo resultaba factible si ninguno de los imputados recurría ante el Supremo el auto de inhibición del Tribunal Superior de Madrid (TSJM) en favor de la Audiencia Nacional. Pero el plan se fue al traste tras la sorpresiva decisión del extesorero del PP Luis Bárcenas y del empresario José Luis Ulibarri de impugnar la resolución del TSJM. Salvo que el Supremo rechace admitir a trámite sus recursos, el caso seguirá dirigido por Pedreira hasta comienzos de 2012.

Celebrado en un restaurante madrileño, ese almuerzo congregó a los letrados que representan a los considerados máximos responsables de la trama corrupta, Francisco Correa y Pablo Crespo, ambos en prisión. Asimismo, acudió el abogado de Bárcenas, Alfonso Trallero. Y Luis Rodríguez Ramos, que asesora a otros tres ex altos cargos del PP imputados: Jesús Merino, Benjamín Martín Vasco y Guillermo Ortega. Compartieron también mesa otros tres juristas vinculados al caso Gürtel: el exjuez Javier Gómez de Liaño y la exfiscal María Dolores Márquez de Prado, que actúan en nombre del exeurodiputado del PP Gerardo Galeote; y Manuel Delgado, que estuvo imputado y a quien el juez exoneró con un auto recurrido por la Fiscalía, lo que convierte en incierta su situación procesal.

Una comida fue el escenario para el intento de pacto entre las defensas

La lista quedó completada con el penalista Enrique Gimbernat, miembro del consejo editorial de El Mundo y que no interviene en la causa. De los convocados, faltó el letrado del empresario José Luis Ulibarri.

El defensor de Correa, José Antonio Choclán, confirmó a Público que el almuerzo se organizó para hacer 'una puesta en común' sobre el caso y evitar recursos que demoren el envío del sumario a la Audiencia. A la pregunta de en calidad de qué fue invitado Enrique Gimbernat, Choclán dijo ignorarlo. Tampoco sabe, asegura, quién lo invitó.

Los sorpresivos recursos de Ulibarri y Bárcenas dieron al traste con el plan

Según Choclán, Pedreira debería haber frenado en seco la instrucción sumarial en el momento en que la Sala Civil y Penal del TSJM confirmó su inhibición, el pasado día 8. 'Estoy seguro de que el Supremo no va a admitir a trámite los recursos de Bárcenas y Ulibarri', dijo el letrado al tiempo que formulaba un anuncio: pedirá la nulidad de todas las actuaciones practicadas por Pedreira desde el día 8. 'Se está yendo contra el ordenamiento jurídico', sostiene el penalista.

El TSJM mantiene Choclán debió cerrar la puerta al recurso de casación y enviar directamente a la Audiencia el sumario, de forma que el poder decisorio quedase en manos de Pablo Ruz, sucesor de Garzón en el juzgado que destapó el caso, el Central 5.

Las defensas del caso Gürtel creen a pies juntillas que la permanencia de Pedreira perjudica a sus defendidos. En los dos años que lleva instruyendo el sumario desde que Garzón lo remitió al TSJM, el juez se ha negado a excarcelar a Correa, a quien finalmente ha impuesto nada menos que 15 millones de fianza.

Pedreira se inhibió después de que los tres imputados que gozaban de aforamiento por ser diputados madrileños renunciaran anticipadamente al escaño el 28 de abril.

Aunque la inhibición ya es firme, los recursos de Bárcenas y Ulibarri demorarán meses el traspaso salvo que el Supremo no los acepte a trámite. Mientras, Pedreira seguirá adelante. De hecho, el juez ha comenzado a mirar con lupa el pelotazo de Martinsa en Arganda (Madrid). El presidente de la constructora, Fernando Martín, declarará como imputado a mediados de julio.