Público
Público

Gómez apura los plazos para pedir el respaldo a su ejecutiva

El equipo de Jiménez le atribuye "miedo" a perder la votación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La reunión de la ejecutiva regional del PSM sigue sin fecha. El próximo martes concluye el plazo para presentar las propuestas de candidatos socialistas a la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Y una de las tres vías que establecen las normas internas del PSOE para poder concurrir a las primarias pasa, precisamente, por contar con los votos de la mayoría de los miembros del órgano de dirección de los socialistas madrileños.

Esa vía quedaría inhábil si de aquí al martes el líder del PSM y uno de los aspirantes a las primarias, Tomás Gómez, no decide convocar a su ejecutiva regional, formada por 42 miembros. Fuentes cercanas al secretario general de los socialistas madrileños reconocieron ayer que, de momento, no está previsto que se celebre la reunión de dicho órgano.

Dichas fuentes explicaron que el apoyo de la ejecutiva no es necesario, ya que Gómez o su rival interna, Trinidad Jiménez, pueden utilizar las otras dos opciones que establecen las normas del PSOE para ser proclamado candidato: contar con la mayoría del comité regional o presentar un número de avales superior al 15% de los militantes del PSM. Tanto Gómez como Jiménez ya han recabado suficientes firmas de afiliados.

Desde el entorno de la ministra creen que si el líder del PSM no ha convocado a su ejecutiva es porque 'no le conviene'. Según apuntaron, 'en el mejor escenario' Gómez dispondría del apoyo del 55% de los miembros del órgano de dirección regional, por lo que 'corre el riesgo de perder la mayoría y quedar desacreditado'.

Miembros de la dirección federal insistieron en que, pese a no ser imprescindible, 'lo habitual' es la convocatoria de la reunión de la ejecutiva y que el órgano se decante por uno u otro aspirante.

A mediados de agosto, poco después de que se decidiera la celebración de las primarias, el secretario general de los socialistas madrileños partía con ventaja en la dirección de su partido. De acuerdo con el recuento que hizo Público en ese momento, 24 de los 42 miembros de la ejecutiva respaldaban a Gómez, lo que equivale al 57% del total. Trinidad Jiménez contaba con 15 votos. Y otros tres dirigentes se mantenían indecisos o no quisieron desvelar su preferencia. Los que apoyan a la ministra consideran que, un mes después, 'Gómez no tiene cerrados' muchos de los apoyos con los que sí contaba en agosto.

Al margen de la ejecutiva, ayer, tanto Gómez como Jiménez aprovecharon sus actos de campaña para arremeter contra la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, por su decisión de reducir el número de liberados sindicales. La ministra de Sanidad acusó a Aguirre de 'confrontar sistemáticamente' con el Gobierno y con los sindicatos.

Y Tomás Gómez recalcó, en la agrupación de Fuencarral-El Pardo, que 'los sindicatos son esenciales para el funcionamiento de las reglas del juego democrático' y que 'tiene que haber representantes de los trabajadores y la patronal', así como 'un Gobierno que actúe como árbitro'.