Público
Público

Gómez: "Nadie sobra y nadie debe autoexcluirse"

El líder del PSM agradece el "apoyo y ánimo" de Rodríguez Zapatero y Blanco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras la batalla interna en el PSM, que acabó el pasado domingo con la elección de Tomás Gómez como candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, comienza la etapa de restañar heridas, mostrar unidad y articular el discurso con el que lograr la victoria el próximo 22 de mayo. Así lo manifestó ayer el propio secretario general durante su intervención en el comité regional del PSM, que ratificó 21 candidaturas de la formación en la comunidad para 2011.

En la sede de UGT de Madrid, donde Gómez abrió su campaña de las primarias y ante miembros de las dos familias, el líder de la formación explicó que 'nadie sobra, nadie debe autoexcluirse'. 'Todos somos necesarios' en el reto de ganar Madrid. Entre aplausos cerrados, que se prolongaron varios minutos a su llegada, Gómez hizo hincapié en que ya 'no hay un 52% y un 48%', en alusión a los resultados en las primarias, sino 'un 100% del PSM que está dispuesto a dar también el 100% de su trabajo' para lograr la victoria.

Además de apelar a su 'biografía' de integraciones pasadas, Gómez amplió ayer el listado de agradecimientos que hizo el pasado domingo una vez proclamado vencedor de las primarias. Volvió a echar flores a su 'adversaria formidable', Trinidad Jiménez, sentada entre los miembros de la ejecutiva y con la que minutos antes se fundió en un afectuoso abrazo. Pero también tuvo palabras de reconocimiento para dos de los firmes defensores de la ministra como mejor opción para conquistar Madrid: el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y su número dos, José Blanco. A los dos agradeció 'su apoyo y su ánimo' para que los socialistas madrileños alcancen su objetivo de gobernar la comunidad. Ambos han reconocido a su manera que se equivocaron. 'No siempre tenemos razón', dijo Zapatero el martes.

Fuera del salón de actos, los socialistas de ambos lados insistían en la integración y en la suma. La primera, Jiménez, que afirmó que las primarias habían sido 'un gran éxito'. 'Lo digo yo que he sido la derro-tada'. También puso a disposición de Gómez el 'caudal de ilusión' de sus seguidores. 'No hay vencedores ni vencidos', señaló José Cepeda, hombre de confianza de Gómez minutos antes de que comenzase un tranquilo comité regional que sólo contó con la intervención del líder socialista.

Manifestada la unidad en el escenario, el líder regional recordó al auditorio que el PSM no puede 'perder ni un momento' en el objetivo final y emplazó a los presentes a trabajar para lograr la victoria en los comicios municipales. 'Nuestro proyecto se llama trabajo', dijo.

Y entre las principales tareas de lo socialistas, subrayó, está la de 'mostrar que el PP está agotado' y que los socialistas son 'una alternativa'. En su opinión, la comunidad 'necesita un proyecto claramente socialdemócrata' con el que movilizar 'a la mayoría social de Madrid ', que es 'de izquierdas', remachó. En este contexto, Gómez exigió a Esperanza Aguirre 'un debate sobre los principales problemas que tienen los ciudadanos'. Según expuso el ex alcalde de Parla, 'ha quebrado el pensamiento neoliberal, el pensamiento único de los últimos 21 años, el dogma de que la economía está por encima de la política' y es hora , dijo, de 'hablar de valores y de principios'.

La melodía que interpretó Gómez gustó a los seguidores de Jiménez, pero muchos de ellos esperan a conocer la letra antes de darla por buena. Este es, dijeron, el primer paso, aunque 'el camino se hace con uno tras otro'. Lo cierto es que el rictus de los miembros que apoyaron a la ministra era más serio que el de los tomasistas. Según el líder regional, 'cuando el PSOE está unido y en marcha, es imparable', como está ahora para conseguir el objetivo de la victoria.