Público
Público

González dice que sobran el 20% de los funcionarios y 3.000 ayuntamientos

Plantea una reforma constitucional porque "el país no soporta cuatro administraciones superpuestas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El expresidente del Gobierno Felipe González ha abogado este miércoles por una reducción del número de empleados públicos.  En su opinión, 'el 20% de los efectivos sobran en las administraciones españolas'. Eso no significa que se deban hacer ajustes en las plantillas del sector público, y ha sugerido que esta reducción se produjese de forma vegetativa, sin llegar a reponer las bajas que se van produciendo entre los funcionarios (como ya viene haciendo, dentro de las medidas de ajuste para reducir el déficit público).

González, durante cuyo mandato se produjo el desarrollo del Estado autonómico, ha considerado 'ridícula' la actual organización administrativa: 'El país no soporta cuatro administraciones superpuestas', ha dijo. Por ejemplo, ha defendido la desaparición de gran parte de los municipios existentes actualmente, pues 'no debería haber más de 5.000 ayuntamientos' (ahora son 8.100). ¿Qué ha pasado en el desarrollo de las autonomías?, se ha preguntado el expresidente, que ha contestado que se ha confundido la descentralización con la centrifugación del poder. Para González, hay que volver a 'repensar en serio' el Estado para corregir los actuales defectos

González se ha expresado en estos términos durante un debate sobre la organización territorial del Estado, organizado por las fundaciones Presidente Rodríguez Ibarra y Caja de Extremadura. En esta charla también han intervenido la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y dos de los 'padres' de la Constitución, Miguel Herrero Rodríguez de Miñón y Miquel Roca.

'Soy un reformista impenitente', ha afirmado el expresidente del Gobierno, quien ha advertido de que la actual crisis institucional no es consecuencia de la económica, aunque sí se ve agravada por ésta. González ha afirmado que cree que el tiempo transcurrido desde la aprobación de la Constitución es 'suficiente' para volver a ser reformistas. Desde la 'libertad', González ha querido advertir a la actual generación de responsables políticos que 'esto no sale adelante sin consenso' y que no 'hay consenso sin diálogo'.

Según González, España necesita 'reformas' en el ámbito territorial y en el 'afinamiento' institucional, que pueden llegar a comprender cambios constitucionales. Pero si no es posible esta reforma constitucional, ha proseguido González, se deberían hacer otras que impidan seguir en la 'profundización' en esta 'fonda increíble' de 'pasión legislativa' que se da en estos momentos en todo el país.

En este sentido, ha apreciado la diferencia entre los problemas económicos e institucionales, ya que de los primeros se conseguirá salir, aunque 'no me gustan las orientaciones del Gobierno actual, ni del anterior'. Además, ha subrayado que la crisis económica es 'muy profunda' y que las respuestas a la misma han sido hasta ahora 'dispersas y pacíficas', pero que hay que ver cómo evoluciona esto.