Público
Público

El Gordo, con misterio, barre para casa

Uno de los ganadores madrileños del primer premio del sorteo de Navidad permanece en el anonimato tras llevarse 3 millones de euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La discreción imperaba esta mañana en el madrileño barrio de Aluche. Los comercios seguían con su actividad rutinaria, más apurada que otras veces por la proximidad a la Nochebuena, y sin evidencias festivas. Nada hacía sospechar que el 79.250, el primer premio de la lotería de Navidad, había caído en esta zona, una de las tres tocadas por el Gordo en toda la Comunidad de Madrid junto con el distrito de Chamartín y Alcorcón.

Algunos vecinos despistados aún no se habían enterado de la noticia del día. '¿Que ha tocado aquí?, ¡ay madre!', se sorprendía Benilda, vecina del mismo edificio donde está ubicada la Administración número 336 de la calle Millán Astray. 

Otros, en cambio, conversaban resignados. 'Yo tenía el 68.053', se lamentaba Antonio González, quien elucubraba junto con su vecina Rosa sobre la identidad del posible ganador, 'creemos que es un barrendero quien compró varios décimos'.

Los 3 millones de euros del Gordo han ido a parar al único jugador que compró el billete premiado

Félix Galindo es el propietario de la administración que ha sembrado la fortuna en este barrio obrero del sudoeste de la capital. Del misterioso acertante no suelta prenda, y se limita a reconocer que compró el billete íntegro. El premio: 3.000.000 de euros a cambio de los 200 que pagó el afortunado por el billete de lotería (compuesto por diez décimos, todos del mismo número). 

'En las administraciones pequeñas también damos premios', reivindicaba el lotero, a la vez que confesaba tener temblores en las piernas de la emoción.

Galindo guardó con sumo cuidado la identidad del premiado frente a las preguntas de los periodistas: 'Se bien quién y quiénes lo tienen, pero si no lo dicen, yo tampoco'. 

Los vecinos aportaron más luz sobre esta incógnita y desvelaron que podría tratarse de un operario del servicio de limpieza. Unos adolescentes presenciaron cómo este trabajador entraba en la administración de lotería y se fundía en un abrazo con Galindo. 'Es un vecino del barrio que trabaja justo en esta zona, pero no queremos decir su nombre por si acaso, que no te puedes fiar', razonaba Álvaro, quien pellizcó a su compañera cuando a ésta se le escapaba un detalle: 'No lo desvelaremos por seguridad; ¡a ver si le van a secuestrar al perro!'.    

El lotero y los compañeros de trabajo desmienten los rumores

Dos hombres que hablaban a la puerta de un mercado sostenían la misma hipótesis: 'Todo apunta a que le ha tocado a un vecino que trabaja de barrendero. Se sabe que compró el billete para repartir los décimos'. 

En cambio, el dueño de la administración de lotería desmentía estos extremos: 'No, no es barrendero. Sólo diré que es un trabajador del barrio, de unos 60 años, que siempre ha vivido aquí y que está abonado al número premiado'.

Los compañeros de trabajo del supuesto ganador también preservaban su identidad: 'Si le hubiera tocado nos lo habría dicho', comenta un trabajador del servicio de limpieza del distrito.

Galindo, que lleva 28 años al frente de su administración de lotería, se declaraba satisfecho 'por la alegría que le ha dado al barrio', una zona donde la suerte del Gordo no terminaba  de llegar.