Público
Público

El Govern anuncia nuevos cierres en las urgencias nocturnas

Las acampadas vecinales contra el cierre de los CAP en Catalunya se extienden por todo el territorio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya confirmó ayer que el número de centros de atención primaria (CAP) que cerrarán durante las noches en esta comunidad autónoma aumentará de forma considerable. Así, a los 46 cierres confirmados por el Govern catalán, se sumarán otras nuevas clausuras, aunque la cifra final aún está por determinar. El anuncio de estos cierres ha avivado además la llama de las protestas de miles de vecinos y usuarios afectados que, a través de diversas acampadas, luchan por no perder la atención sanitaria de proximidad.

Sin embargo, el conseller de Interior, Felip Puig, desafió a los manifestantes y advirtió que los Mossos d'Esquadra 'garantizarán el buen funcionamiento de los servicios públicos'. Puig aseguró que los desalojos del pasado miércoles, cuando agentes policiales irrumpieron en varias protestas del Vallès, zona donde se concentra la mayor parte de cierres del servicio de urgencias nocturnas, se repetirán si los usuarios persisten en su actitud.

El conseller de Interior, Felip Puig, amenaza con nuevos desalojos

Pero a pesar de la amenaza, los vecinos afectados afirman que seguirán presentando batalla. 'No nos moveremos. Tenemos intención de seguir luchando hasta que dialoguen con nosotros', explicó Manuel Navas, vecino del centro de atención primaria de Ca n'Oriac de Sabadell y miembro de la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública. La veintena de vecinos que han vuelto a pasar la noche en el interior del edificio aseguran que no pararán, de ninguna manera, sus protestas y que la amenaza policial no les hará desistir.

Navas, además, confirmó que seguirán encerrándose 'noche tras noche' y que si vienen los Mossos se marcharán de forma pacífica, pero volverán, 'y al día siguiente pasará lo mismo'.

Badalona o Sabadell son otros municipios que se han movilizado

De este modo, los CAP que fueron desalojados vuelven a estar ocupados por ciudadanos que lamentan que 'se reprima una protesta pacífica en defensa del derecho a la sanidad'.

Estas protestas vecinales, que empezaron en la zona del Vallès, se están extendiendo por todo el territorio catalán. Por ejemplo, en Badalona, centenares de vecinos se encerraron ayer en el centro de atención primaria de Nova Lloreda para protestar contra el cierre del servicio de Urgencias.

En Cardona, otro municipio barcelonés, la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública ya ha recogido más de 3.500 firmas de afectados para mostrar su rechazo a la reforma de los servicios de urgencias médicas que impulsa la Generalitat. Además, cada jueves, centenares de vecinos se concentran ante la puerta del CAP para protestar contra su cierre.

En Sabadell, el alcalde de la localidad, socialista, y presidente de la Federación de Municipios de Catalunya, Manuel Bustos, mostró ayer su 'preocupación por la situación de alarma social que se está generando a raíz de los recortes anunciados por la Administración de Catalunya y que afectan también al ámbito de la sanidad '.Y así se lo hizo saber al conseller de Salud, Boi Ruiz, a quien Bustos también ha mostrado su disposición a encontrarse con él para valorar lo sucedido estas últimas semanas.

En ese posible encuentro, Bustos pretende ir acompañado de otros alcaldes y representantes del territorio.

Por otra parte, el PSC hizo llegar ayer al Govern una propuesta de reordenación de las urgencias y el transporte sanitario en las comarcas gerundenses. La diputada y exconsellera de Salud, Marina Geli, lamentó que Boi Ruiz se haya 'saltado' el diálogo con el territorio. Gelidijo que están dispuestos a dar su apoyo, supeditado a retrasar medio año la disminución del transporte sanitario urgente y cerrar menos CAP. En vez de los 14 que propone el Govern, Geli cree que deben ser sólo ocho.