Publicado: 13.03.2014 15:00 |Actualizado: 13.03.2014 15:00

El Govern tacha de "margallada" el informe que dice que el PIB catalán caería un 20% con la independencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno catalán ha tachado este jueves de "margallada" el nuevo informe del Ministerio de Asuntos Exteriores sobre las consecuencias que tendría una Catalunya independiente, y aunque no lo comparten, piden que pueda votarse también. Así se han manifestado el conseller de Presidencia, Francesc Homs, y el de Economía, Andreu Mas-Colell, en declaraciones en los pasillos del Parlament, sobre el informe que asegura que el PIB de una Catalunya independiente caería un 20%, entre otros efectos.

Aunque Homs ha tachado de "puras especulaciones que no se ajustan a la realidad" los augurios del ministro José Manuel García-Margallo, se ha mostrado abierto a que el documento se pueda votar. "El Gobierno del PP demuestra, una vez más, que está en campaña electoral en relación con la consulta, porque está dando sus argumentos. Pero nos gustaría que lo que dicen también se pudiera votar y se comprometieran en la organización y la posibilidad de hacer la consulta", ha aseverado.

También ha garantizado que, una vez estudien el informe, enviará a Margallo un documento de respuesta en el que confrontará sus "especulaciones con certezas, como que en Catalunya desaparece cada año el 8% de la riqueza como consecuencia de formar parte de España". "Esto pasa cada año y desde hace muchos años. Esto no son especulaciones, son certezas", ha apuntado el también portavoz del Govern, que ha aprovechado para ironizar por las aportaciones de Margallo en relación al proceso soberanista catalán.

En la misma línea se ha pronunciado Mas-Colell, que no ve una base realista en las estimaciones del informe, a la espera de poder analizar el detalle de su contenido. "En cualquier proceso de futuro, lo único que nos podria dañar, y ya veríamos, serían las actitudes y represalias españolas", ha asegurado el conseller, que ha pedido al Gobierno central que respeten lo que decidan los catalanes.

El documento del Ministerio de Asuntos Exteriores, publicado por El Periódico de Catalunya, se ha elaborado para ser enviado a la red de Embajadas de España en el exterior, y señala las consecuencias económicas de una eventual independencia de Catalunya: un desplome del PIB catalán de hasta un 20%, una posible deslocalización de empresas, pérdida de fondos europeos y escalada de la deuda. Como consecuencia "inmediata" de la independencia, que conllevaría su salida automática de la UE, el informe avisa de que se empezaría a aplicar a sus exportaciones a España y al resto de la UE la Tarifa Exterior Común. Esto junto a otros factores podría elevar el precio de sus ventas hasta en un 20 por ciento, haciéndolas menos competitivas. El documento también hace referencia a los posibles efectos sobre el turismo, advirtiendo de que por cada 100.000 turistas españoles que dejen de ir a Catalunya, sus ingresos por turismo se reducirían en 15,5 millones de euros.

No olvida tampoco hacer una referencia al efecto de la independencia en la deuda de Cataluña (la mayor de entre todas las CCAA, con un 27,2% de su PIB). La independencia y, como consecuencia, la asunción de una parte de la deuda pública del Estado español proporcional a su peso relativo en la economía española podría elevar la deuda catalana hasta el 78,4 por ciento de su PIB. La independencia implicaría, según el informe de Exteriores, la necesidad de crear una estructura administrativa que generarían unos costes de en torno al 5,8 por ciento de su PIB.

El documento se hace eco de distintos informes y estimaciones realizados, entre otros, por el catedrático de Economía Mikel Buesa, fundador del Foro de Ermua; los bancos Credit Suisse y UBS, la consultora JP Morgan o el Instituto de Estudios Fiscales.