Público
Público

"Gracias por soportar las cosas de Bono"

En el último pleno de la legislatura, el presidente del Congreso se despide de los diputados a su más puro estilo. Sólo faltó Rajoy

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Pleno del Congreso de los Diputados en el que este jueves se ha aprobado recuperar el impuesto de Patrimonio ha sido el último de la legislatura. El lunes las Cortes se disolverán y se notaba en el ambiente que era el último día. Después de cuatro años intensos, llegó la hora de las despedidas. Una despedida a la que por cierto faltó Mariano Rajoy. El líder del PP tampoco quiso despedirse ayer, miércoles, del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Sí se despidieron del presidente del Gobierno varios diputados. Algunos porque saben que no van a repetir. Las conversaciones y  en los pasillos y en el patio estaban repletas de palabras de adiós.

Pero fue José Bono quien ofició de maestros de ceremonias en esta despedida. Se le vio a gusto, como pez en el agua: al más puro estilo Bono, el presidente del  Congreso quiso acaparar el protagonismo en el último día.

Bono se despidió de todos y cada uno de los portavoces de la Cámara y los miembros del Gobierno. Pronunció un breve discurso de despedida antes de comenzar la última votación: 'A todos quiero desearles suerte y que sean felices', les dijo.

'En estos cuatro años hemos tenido de todo: ha habido situaciones difíciles, complicadas, errores, micrófonos indiscretos, situaciones tensas, pero yo creo que de modo bastante generalizado hemos estrechado nuestras relaciones y han surgido, relaciones de amistad'.

Bono reconoció que algunos de esos acercamientos eran inimaginables al principio de la legislatura. Así, recordó que en un principio no dijo 'ni mu' al portavoz del PNV, Josu Erkoreka, mientras que ahora sería 'injusto que no proclamase el afecto y la amistad que hemos trabado'.

La misma que ahora le une al portavoz de CiU, Josep Antoni Durán i Lleida, en quien el nacionalismo 'tiene una cara amable y con quien se aventuran siempre acuerdos'.

A Joan Ridao, Joan Tardà y Francesc Canet, los tres representantes de ERC, les confirmó que está 'en las antípodas' en lo tocante a la concepción de España, pese a lo cual 'voy a guardar siempre un magnífico recuerdo de sus personas y de sus atenciones'.

De Gaspar Llamazares elogió su 'honorabilidad personal incuestionada [sic] por toda la Cámara'.  Bono citó a los portavoces del Grupo Mixto como los que 'más visitaban mi despacho a reclamar el tiempo que el Reglamento les niega'.

A todos les deseó 'mucha suerte' y a la representantes de NaBai, Uxue Barkos, que lucha desde hace meses contra un cáncer de mama, le deseó 'salud, mucha salud'. Ese fue el único momento en que los parlamentario se unieron en un aplauso de apoyo a la parlamentaria.

Bono se refirió después al PP y dió las 'gracias singularmente a su líder, Mariano Rajoy, con quien siempre encontré una línea de acceso cordial'. Rajoy no oyó sus palabras: a esa hora el líder del PP se encontraba en Lorca (Murcia).

A continuación, y en un tono muy condescendiente, felicitó a la portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, por 'lo que quiere y espera ser, es decir, madre'.

En último lugar se refirió al PSOE, 'por la convicción cristiana de que los últimos pueden llegar a ser los primeros'. 'Gracias por soportar las cosas de Bono, por admitirme entre los vuestros', dijo antes de añadir: 'Mis relaciones son y serán maravillosas con el Partido Socialista'.

Reservó sus palabras finales para el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y los ministros:'Gracias, presidente, especialmente por lo que no te las den, por lo que hayas sufrido y no te hayan reconocido. Gracias por lo que hayas hecho por España y, particularmente, porque quisiste que fuera el 144 presidente de esta Cámara', concluyó.