Público
Público

Granados y González miden su poder ante Aguirre

El futuro Gobierno revelará la influencia de sus lugartenientes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Quedan apenas unos días para conocer el nuevo Gobierno de Esperanza Aguirre y los nervios se apoderan del PP de Madrid. Este será el termómetro que permita dirimir hacia qué lado se inclina el control del partido. Todos están pendientes de ver si gana la batalla, que mantienen desde hace tiempo, el vicepresidente, Ignacio González, y el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados.

La alarma saltó hace una semana, cuando se empezó a extender que Granados se había reunido con la presidenta de la Comunidad y había rechazado ser el nuevo portavoz en la Asamblea. El cargo recayó entonces en el recién llegado Íñigo Henríquez de Luna, para malestar de algunos.

Granados rechazó la oferta de Aguirre para ser portavoz en la Asamblea

Hay quien cuenta que aquella cita fue tensa y que terminó con un recordatorio de Aguirre al también secretario general de la formación regional: 'Yo no le debo nada a nadie'. Pero los que rodean a Granados afirman que la relación es 'cordial'. 'Hablan todos los días, sobre todo ahora que estaban cerrándose los pactos'. Defienden que él no tuvo un encuentro 'específico' para este tema y piensan que seguirá como consejero. Sin embargo, algunos interpretan la propuesta de Aguirre como una clara maniobra para desplazarlo y creen que su negativa le puede acarrear problemas.

Un sector del PP de Madrid considera que uno de los mayores beneficiados sería el vicepresidente en funciones, Ignacio González. Es vox pópuli en el Gobierno regional la fuerza que ha cobrado. A él, como presidente del Comité Electoral, se le atribuye la elaboración de gran parte de las listas ubicando en puestos destacados a gente de su confianza. Es el caso de Paloma Adrados, que se ha estrenado como alcaldesa de Pozuelo. Su mano derecha en el municipio es la hermana de González.

En clave interna, fuentes del PP de Madrid consideran estos movimientos como una forma de prepararse el terreno por si tuviese que postularse como candidato para 2015. 'Se comenta que busca retirarse en el Canal de Isabel II. Pero no está claro que la presidenta repita en 2015 y que se desaten las sorpresas', explica un dirigente conservador.

En el PP recuerdan que la batalla sucesoria para 2015 ya está abierta

La operación no contaría con el visto bueno de la dirección nacional del PP. No es un secreto que Mariano Rajoy no lo ve con buenos ojos, tal y como se puso de manifiesto en la guerra por el poder en Caja Madrid.

Granados y González son dos de los consejeros de Aguirre más veteranos. Llevan con ella desde 2003. Pero esta cercanía no ha servido para unirlos. Sus diferencias han sido más que patentes.

La presidenta propone desbloquear las listas electorales

Al vicepresidente en funciones se le atribuyen, por ejemplo, las presiones a la presidenta que en 2004 condujeron a que Granados abandonase la Consejería de Transportes, una de las más apreciadas. Había sido nombrado secretario general del PP de Madrid y al entorno de González le molestaba que acumulase tanto poder.

Está previsto que el jueves o el viernes, una vez Aguirre haya tomado posesión de su cargo, comunique su nuevo equipo. Durante la última etapa de la pasada legislatura, la Comunidad tuvo nueve consejerías. Ahora, todas las fuentes apuntan a que la estructura podría verse reducida en una o dos. Y no se descarta que, dado que José Ignacio Echeverría, exconsejero de Transportes, ha sido designado presidente de la Asamblea, su exdepartamento se fusione con otro. También una vez que Adrados está ya instalada en Pozuelo es un misterio lo que ocurrirá con Empleo y Mujer.

Hay en el PP de Madrid quien da por hecha la entrada en el Gobierno de Borja Sarasola, otro de los hombres fuertes de González. Y de Salvador Victoria, presidente del Comité Jurídico del PP de Madrid.

Aguirre pronunciará hoy su discurso de investidura. Durante más de una hora, la presidenta desglosará su programa de Gobierno y sus apuestas para la próxima legislatura. Entre otros asuntos, propondrá desbloquear las listas electorales y que los ciudadanos marquen en las papeletas a los candidatos que no consideren aptos. Y fijará medidas para evitar la duplicidad de competencias entre la Comunidad y los ayuntamientos.