Público
Público

Griñán grava a los bancos y sube impuestos a los más ricos

El presidente andaluz crea una tasa para las entidades financieras, que pagarán en función de los depósitos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de la Junta de Andalucía consiguió sorprender ayer durante el debate sobre el Estado de la Autonomía en el Parlamento andaluz. No porque, como otros gobiernos autonómicos, decidiera subir los impuestos a las rentas más altas para repartir mejor el esfuerzo ante la crisis, sino porque inventó un nuevo impuesto para obtener dinero de los que considera culpables de la situación económica actual: las entidades financieras.

El socialista José Antonio Griñán cobrará a los bancos y cajas con oficinas en Andalucía en función del volumen del dinero depositado en ellos por los andaluces. Si el stock de depósitos supera los 150 millones de euros, el tipo a pagar a la Administración autonómica por las entidades será del 0,3%; hasta los 600 millones, el 0,4%; y el 0,5% a las que superen los 600 millones de euros en depósitos.

El presidente de la Junta reduce en casi un 50% las empresas públicas

Es más, dado que, dijo Griñán, 'la escasez del crédito es el principal problema de la economía', y que su Gobierno no es ajeno a esta carencia, las entidades podrán deducir del nuevo impuesto aquellas cantidades que se destinen a inversiones en proyectos públicos y privados que la Junta considere interesantes.

Así, el presidente andaluz espera conseguir la financiación necesaria para poner en marcha otra de sus actuaciones anticrisis anunciadas ayer: la licitación hasta julio de 2011 de un total de 2.676 millones de euros en proyectos de colaboración público-privada. Esta medida pretende compensar el principal recorte que ayer anunció Griñán, 'la reprogramación', dijo eufemísticamente para no hablar de retraso y paralización, 'de inversiones por importe de 846 millones de euros, equivalentes al 11,9% de los gastos de capital previstos en el presupuesto' de este año. La actuación, según reconoció, supone reducir las inversiones hasta el 4,4% del PIB andaluz.

Entre la batería de medidas que Griñán propuso ayer ante el Parlamento regional para obtener una reducción del déficit durante este año de 1.583 millones de euros, destacan otras cuatro. La subida del tramo autonómico del IRPF para las rentas más altas a la que se han sumado Catalunya, Balears, Asturias o Extremadura, la implantación del llamado céntimo sanitario, la aplicación de una tasa a las bolsas de plástico y la reducción en casi un 50% de las empresas públicas autonómicas.

'La escasez del crédito es el mayor problema de la economía', dijo

Así, a partir de enero de 2011, los contribuyentes andaluces cuyos ingresos anuales estén entre los 80.000 y los 100.000 euros pagarán un punto más que este año y tributarán al 22,5%. Para los que ingresen entre 100.000 y 120.000 euros anuales la subida será de dos puntos hasta el 23,5%, y para los que superen los 120.000, son tres puntos de subida para tributar al 24,5%. Griñán reduce, por tanto, el tope a partir del cual se incrementará el IRPF, frente a Catalunya, Balears y Asturias, que apuestan por la subida en rentas superiores a los 100.000.

¿Cuántas personas se verán afectadas en Andalucía? 'Son unos datos que se están elaborando ahora y que aún no tenemos con exactitud; no queremos ofrecerlos hasta que sean seguros. Se ha estudiado el régimen jurídico y es posible', explicaron a Público fuentes de la Junta. ¿Y qué cantidad de ingresos supone la medida? Según las mismas fuentes, el cálculo estará listo en las próximas 48 horas. La cifra de 75,5 millones es una estimación global para este año que afecta a todos los demás impuestos propuestos, excepto la subida del IRPF.

Otra de las medidas es la aplicación de una tasa a las bolsas de plástico

Griñán se comprometió también ayer a reducir a 140 las entidades instrumentales de la Junta de Andalucía, es decir el sector público empresarial. Lo hará mediante fusiones, absorciones y extinciones, aunque no precisó cuáles sobrevivirán y cuáles no. Además, anunció que se concentrarán las sedes administrativas de la Junta repartidas por toda la región y que se revisarán todos los contratos de alquiler de edificios y oficinas. Se reducirá el parque móvil, se restringirá el uso de coches oficiales y se reducirá un 10% el gasto en desplazamientos y dietas.

Por último, entre lo que el presidente de la Junta definió como 'medidas para impulsar al sector privado', destaca la extensión del uso de la declaración reponsable, que permitirá a los empresarios iniciar una actividad sin tener que esperar a las autorizaciones y licencias. Y, sobre todo, la eliminación en lo que resta de año y durante el ejercicio 2011 de las fianzas para las adjudicaciones de la Junta de Andalucía. Según Griñán, para las empresas supone liberar 110 millones de euros.