Público
Público

El grito de la solidaridad: "¡Eva somos todos!"

Activistas logran frenar el desahucio de una madre separada en Valencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Eva, en el paro y con dos hijos de 14 y 8 años, pudo dormir anoche en su casa de la Avenida General Avilés de Valencia. El desahucio al que se enfrentaba, previsto para las 11,30 de la mañana de este viernes, se aplazó porque los desalojos programados a primera hora habían tardado más tiempo de lo previsto, según la versión oficial que pudo obtener del juzgado. Aunque los activistas que le apoyan sospechan que algo tuvo que ver la presencia ante la vivienda de un centenar de personas que el día anterior habían sido convocadas por los redes sociales. 'Es una victoria parcial porque llegará una segunda fecha de desahucio', informaba, tras tres horas de espera, una portavoz de la PAH megáfono en mano.

Todo empezó cuando Eva acudió a la asamblea creada en su barrio al calor de las movilizaciones del 15-M y expuso su situación. Separada, con dos hijos y en el paro, pagaba a medias con su ex pareja la hipoteca de su vivienda. 'He trabajado de todo: teleoperadora, oficina de reformas... Lo que salga', explicó. Pero el pasado lunes, recordó, 'vine con los chiquillos y estaban taladrando la cerradura'. Según le explicaron un funcionario del Juzgado y un representante del banco, la notificación había sido enviada a su ex pareja que, al parecer, no paga su parte desde hace meses. Con este panorama Eva se quedó con una puerta agujereada y una notificación oficial de desahucio que le recordaba que si no abandonaba la casa de inmediato iban a acudir 'con las fuerzas del orden y los servicios sociales si hay menores'.

La afectada se presentó en una asamblea del 15-M para pedir ayuda

Los activistas de la PAH, vinculados al movimiento 15-M, decidieron asistir jurídicamente a Eva en la medida de lo posible y convocar una protesta en el portal de su vivienda. Este viernes, desde las 10 de la mañana jóvenes, estudiantes, indignados de la acampada de la Plaza del Ayuntamiento y algún que otro vecino del barrio ocupaban la acera del portal.

Según explicaron los activistas de la plataforma su estrategia consiste en impedir a la comitiva de desahucio la entrada en la vivienda para 'disponer de más tiempo para presionar al banco y a la administración y buscar una solución, ya sea la dación en pago o el realojo en otra vivienda'. Si la Policía hace acto de presencia, la PAH propone 'resistir de forma activa pero pacífica'. Este viernes, sin embargo, los agentes ni se desplazaron a la vivienda.

'Los bancos deberían tener una actitud más compasiva', dice un indignado

Un ingeniero que se había hecho eco de la protesta por Internet apodado 'G' resumía el sentir general del gentío congregado: 'La acción me parece un buen ejemplo a dar, es una muestra de solidaridad y apoyo de la gente'. 'Los bancos deberían tener una actitud más compasiva', añadió.

Tras dos horas de espera la propia afectada anunciaba que el desahucio se había 'aplazado' pero que, en cualquier momento, podían venir 'venir y tirarme de mi casa'. 'Me han dicho que se ha aplazado, nada más; se supone que tengo que estar fuera de casa', declaraba este viernes a este diario muy preocupada. Tras agradecer con el megáfono la presencia de los activistas y de los medios, la afectada no pudo contener las lágrimas ante un grito unánime: '¡Eva somos todos!'.