Público
Público

Gritos de apoyo a Garzón ante el TS: "¡Todo huele mal en este tribunal!"

Miles de personas reivindican en Madrid el derecho a criticar la sentencia que ha condenado al magistrado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Tenemos una Justicia totalmente pervertida por el franquismo'. Con esta frase resumió Juan Vallejo, miembro de la asociación de expresos antifranquistas, el sentir de las miles de personas que se concentraron hoy frente al Tribunal Supremo para protestar contra el 'atropello' que a su juicio sufre Baltasar Garzón por parte de la Justicia tras la condena de 11 años de inhabilitación dictada por ese tribunal contra el juez por ordenar escuchas a los principales imputados presos del caso Gürtel.

La sentencia, sumada al juicio que se ha celebrado contra el magistrado en el Alto Tribunal por su intento de investigar los crímenes del franquismo, demuestra, según los manifestantes, que el Supremo 'está contaminado'. '¡Todo huele mal en este tribunal!', fue, de hecho, uno de los lemas que más corearon durante la protesta que había convocado la plataforma Solidarios con Garzón y que secundaron par-tidos como PSOE, IU o Equo.

El concejal socialista en el Ayuntamiento de Madrid Pedro Zerolo, el diputado de IU Gaspar Llamazares o la portavoz de Equo, Inés Sabanés, se sumaron a la multitudinaria concentración que llenó de consignas a favor de Garzón y en contra de la impunidad del franquismo la plaza de la Villa de París de Madrid.

Los asistentes reivindicaron, además, su derecho a criticar la sentencia del Supremo y a cuestionar la Justicia espa-ñola. Fue su respuesta a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y a la portavoz del Consejo General del Poder Judicial, Gabriela Bravo, que la pasada semana acusaron a quienes defendieron la inocencia de Garzón de dañar la imagen de la Justicia en España.

'Una sentencia unánime y de siete jueces puede ser cuestionada y criticada por los ciudadanos, porque estamos en un momento en el que nos estamos jugando la transparencia de la democracia y, sobre todo, la reinstauración de la impunidad', aseguró Inés Sabanés. Jaime Ruiz, portavoz de Solidarios con Garzón, agregó que quienes protestaron en Madrid tienen 'capacidad crítica ante cualquier sentencia' porque, recordó, 'la Justicia también emana del pueblo español'.

Llamazares pedirá hoy cuentas a Dívar por el 'desprestigio de la Justicia'

El empresario Manuel González, que participó en la concentración, subrayó que la sentencia contra Garzón tiene unas consecuencias preo-cupantes. Porque 'la injusticia no se está produciendo exclu-sivamente con el juez, sino que el fallo supone una injusticia para la democracia en general'. Se mostró esperanzado en que, en un futuro cercano, la Justicia española recupere su prestigio, pero advirtió: 'El daño ya está hecho'.

'Garzón no ha tenido un juicio justo porque, como él mismo ha denunciado, no se han admitido las pruebas que determinaban que había jueces que habían avalado las escuchas', argumentó Jordi Gordon, uno de los organizadores de la protesta. La repulsa de 'la mayoría de los ciudadanos' a la sentencia del Supremo debería, a juicio de Gaspar Llamazares, 'hacer reflexionar' al Supremo sobre 'la barbaridad que ha cometido' al funcionar 'más como un tribunal de honor que como un tribunal democrático'.

Marcos Ana cree que 'el pasado franquista sigue en los entresijos del Estado'

El parlamentario de IU anunció que esta misma tarde, aprovechando la comparecencia del presidente del Alto Tribunal en el Congreso de los Diputados, le pedirá 'cuentas' sobre 'el mayor nivel de desprestigio de la Justicia del periodo democrático'. Todo se debe, según el diputado, a que 'la Justicia española todavía tiene pendiente la transición democrática'.

Marcos Ana, el poeta que sufrió desde la cárcel la represión de la dictadura y que se ha convertido en uno de los incondicionales en la protestas en apoyo a Garzón, lamentó que España tenga 'una democracia un poco especial', porque 'el pasado franquista sigue en los entresijos del Estado'. La 'persecución' que, según él, sufre el juez responde a 'un escarmiento que se quiere dar desde los tribunales para que nadie siga sus pasos'.