Público
Público

Grupos de la oposición dudan de que los cambios puedan afrontar la crisis

Coinciden en que se ha reforzado el perfil político pero dudan de que sea una manera de afrontar los problemas económicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Varios grupos en la oposición han coincidido en que ha quedado reforzado el perfil político del Gobierno con los cambios que José Luis Rodríguez Zapatero ha introducido en su gabinete aunque han cuestionado que la intencionalidad sea resolver los problemas económicos que se le plantean a España. 

Francisco Camps, en consonancia con su líder conservador, Mariano Rajoy, ha afirmado que Zapatero debería haber convocado hoy elecciones generales anticipadas porque 'no tiene nada que ofrecer a los españoles'. Asimismo ha subrayado que, más que un cambio de Gobierno, 'España necesita un cambio de partido al frente del Gobierno', al tiempo que ha señalado que el país necesita un Ejecutivo que 'realmente tenga una idea de un proyecto nacional'. Ha instado al Gobierno central a asumir la responsabilidad de liderar la salida de la crisis y poner en marcha las reformas que necesita el país para crear empleo.

José Luis Centella ha opinado que estos cambios suponen 'caras nuevas para políticas viejas', por lo que el PCE seguirá reivindicando la rectificación del Gobierno en aspectos como la reforma laboral o la pretensión de aumentar la edad de jubilación. El nuevo Gobierno que surge hoy arranca 'totalmente amarrado' por unos presupuestos generales del Estado ya diseñados y que son 'regresivos, antisociales y nada dados a la inversión pública'.

La supresión del Ministerio de Igualdad confirma 'el fracaso de las políticas de Zapatero', que han provocado, a su juicio, un 'retroceso de décadas' en materia de igualdad. En el caso de la eliminación de la cartera de Vivienda, el líder del PCE ha opinado que se evidencia que 'los recortes van a seguir en temas sociales, renunciado a afrontar el tema de vivienda como una prioridad'. Respecto al cambio en Exteriores: 'Parece estar dictado directamente por el Departamento de Estado norteamericano para supeditar más nuestra política exterior a la nueva OTAN', en alusión a que se produce días antes de la reunión europea en la que se tratará la posición común sobre Cuba. 

Josep Antoni Duran Lleida cree que el Zapatero ha acometido la remodelación 'en clave de partido' y de cara a las próximas convocatorias electorales y no tanto pensando en el país o en cómo resolver la crisis económica. Según Durán, el presidente ha reforzado el 'núcleo duro' de las personas más afines a él, como Alfredo Pérez Rubalcaba, José Blanco o Trinidad Jiménez, al tiempo que ha hecho un 'cierto guiño' a la izquierda al elegir para Trabajo a Valeriano Gómez, una persona 'más próxima' a los sindicatos; y para Medio Ambiente a Rosa Aguilar, ex dirigente de IU y ahora enrolada en el socialismo.

En clave electoral catalana, el dirigente de CiU ha hecho notar la reducción de la presencia de los socialistas catalanes en el Ejecutivo al quedarse sólo la ministra de Defensa, Carme Chacón, tras la salida de Trabajo de Celestino Corbacho, algo que, en su opinión, no es relevante para Cataluña. 

Joan Ridao también han hecho una lectura catalana de los cambios, que 'se han llevado por delante al PSC hasta el punto de hacerle casi invisible'. Se trata del segundo 'recorte' en Cataluña de Zapatero, después del Estatut, lo que para Ridao es 'preocupante' y por ello ha emplazado a los votantes socialistas en esa comunidad a 'tomar buena nota'. En cuanto a la remodelación en sí ha afirmado que Zapatero refuerza de esta manera su perfil político, pero si no rectifica su gestión será el gobierno de la crisis y el de los 'cinco millones de parados'.

Gaspar Llamazares, se ha mostrado pesimista sobre el rumbo del Gobierno tras la remodelación llevada a cabo por José Luis Rodríguez Zapatero, que ha interpretado como una concesión a la derecha, que repetidamente había pedido la eliminación de los ministerio de Vivienda e Igualdad.

Ha recordado que los ministerios de Vivienda e Igualdad, eliminados en esta reestructuración para pasar a ser secretarías de Estado, así como el hasta hoy titular de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, habían sido muy criticados por el PP.

Francisco Jorquera, para quien el objetivo de estos relevos es 'recuperar oxígeno' para no llegar en una situación 'tan precaria' las próximas elecciones. Aparte, ha considerado 'preocupante' y 'muy sintomático' que hayan 'caído' algunos de los ministros 'más denostados' por la derecha, como Bibiana Aído, mientras que le ha parecido chocante que los derrotados en las primarias de Madrid -Trinidad Jiménez, como candidata, y Rubalcaba y José Blanco, en su calidad de valedores-, salgan, en cambio, 'reforzados'.

Por otro lado, ha tachado de 'positivo' aunque insuficiente y 'a destiempo' la eliminación de dos ministerios, teniendo en cuenta que hay varios mandatos del Congreso para reducir el Gobierno, según ha recordado.