Público
Público

La Guardia Civil frustra el intento de ETA de reorganizarse en Guipúzcoa

Detenidos tres legales' e intervenidos más de 100 kilos de explosivos en Villabona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Guardia Civil ha cerrado una investigación que inició hace siete meses contra el último intento conocido de ETA por reestructurar el complejo Donosti. Ayer cayó el último de los tres grupos que el etarra Ibai Beobide, detenido el 13 de febrero cuando se desplazaba en bicicleta, había creado en Guipúzcoa por orden de la dirección de ETA. Los tres detenidos en el operativo escondían 101 kilos de explosivo en una bajera de Villabona.

Al frente del talde Imanol, nombre del grupo desarticulado ayer, se encontraba, según los investigadores, Xabier Atristain, de 40 años, arrestado en Usurbil. Huyó a Francia tras la detención de Beobide y se entregó tres semanas después en Biarritz. Tras ser entregado a España, un recurso de su abogado motivó su puesta en libertad. En Villabona fueron detenidos sus dos presuntos cómplices, los hermanos Juan Carlos y Jesús María Besance Zugasti, de 40 y 35 años.

El jefe Ata ordenó a finales de 2009 crear una red de 'grupos legales'

Durante todo el día, los agentes registraron los domicilios de los detenidos y el local de Villabona. En este último encontraron 85 kilos de nitrato amónico, 15 de polvo de aluminio y un kilo de pentrita, además de una pistola, detonadores, cordón detonante y una microcámara. El explosivo y la pistola le fueron entregados por Beobide, según reconoció este tras ser detenido.

Tras su arresto en febrero, Beobide mostró a la Guardia Civil la ubicación de otros cuatro zulos en el monte Gorbea y en la localidad de Hernani, que escondían más de 80 kilos de explosivo. Desde entonces, los agentes han logrado llegar hasta sus presuntos cómplices, los hermanos Besance, y a mediodía de ayer daban con el local, donde también guardaban un coche robado en 2009.

Tercera operación tras anunciar ETA el cese de sus 'acciones ofensivas'

Se trata de la tercera operación policial desde que ETA hiciera público el 5 de septiembre que había interrumpido sus 'acciones ofensivas'. Tras la desarticulación de Ekin, llegó el martes pasado el desacabezamiento de Askapena, por actuar como el aparato internacional de la banda. 'La política antiterrorista es la misma que teníamos hace un mes o hace un año', dijo el martes el titular de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien también se detuvo a comentar la 'efervescencia comunicativa' de ETA en los últimos días y, de paso, la petición de un alto el fuego 'permanente, verificable y unilateral' que le hizo el sábado la izquierda abertzale, EA y Aralar. 'Las cosas tienen que quedar claras y no nos llamemos a engaño. La palabra clave es definitivamente'', aclaró.

El jefe de los detenidos hoy, Ibai Beobide, Manex, es un antiguo miembro del comando Basakatu, autor de varios atentados. El más grave, el cometido contra la sede de la televisión vasca el 30 de diciembre de 2008 por el método del coche-bomba. Tras ese atentado, los miembros del comando comenzaron a sentirse vigilados, fueron escondidos una temporada en el País Vasco y terminaron huyendo a Francia.

El plan para recuperar el complejo Donosti, a semejanza de la estructura de legales que trajo de cabeza a las Fuerzas de Seguridad a mediados de los noventa, fue de Mikel Carrera, alias Ata, el último jefe militar de ETA, detenido en mayo, que también ideó trasladar las fábricas de bombas de la banda a Portugal y Catalunya.

Ata ordenó a Beobide regresar al interior y buscar colaboradores para formar los tres taldes a finales de 2009. Siete de ellos fueron detenidos en febrero, pero cuatro lograron huir, incluido Atristain, arrestado ayer. La Guardia Civil cree que de aquel complejo, que no tuvo tiempo actuar, Ekhine Eizagirre Zubiaurre, Jone Lozano Miranda y Eider Zurriariain Mendigure integran en estos momentos la estructura de ETA en Francia.