Público
Público

Guerra entre Cospedal y Santamaría por la financiación autonómica

La número dos del PP asegura que sus barones no abrirán ese debate en la Conferencia de Presidentes y la vicepresidenta la incluye en los temas a abordar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El día de ayer sólo dejó clara una cosa: al Gobierno y al PP les preocupa la financiación de las Comunidades Autónomas. Y les preocupa mucho, reconocen sus responsables, en primer lugar, porque es un asunto con 17 posiciones y necesidades diferentes; en segundo lugar, porque el Estado, en este momento, no puede hacer frente a los nuevos compromisos que traería consigo resolver y contentarlas a todas, es decir, ejecutar más pronto que tarde una reforma de la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (Lofca) de 2009, tal y como propuso Mariano Rajoy a Artur Mas el jueves pasado como alternativa al pacto fiscal del catalán y confirmó la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría al día siguiente.

La expectación en torno a la Conferencia de Presidentes del próximo 2 de octubre, era, pues, máxima. Sobre todo, teniendo en cuenta que Sáenz de Santamaría también había asegurado que este asunto se abordaría allí, su marco natural: en el Senado —donde se celebrará—, estarán el Gobierno y los 17 presidentes autonómicos (once de ellos, del PP), de los que, por el momento, ninguno ha declinado asistir.

Fue la secretaria general del PP, en su rueda de prensa de ayer tras la reunión del Comité de Dirección del partido, quien, sin embargo, desinfló las expectativas, al asegurar que, por parte de los barones del PP —de quien María Dolores de Cospedal es, además, portavoz en la citada Conferencia—, 'no se va a abrir' el debate de la reforma de la Lofca el martes próximo. La número dos del PP argumentaba que éste no era 'el mejor momento para abrir en canal el modelo', sólo de 'evaluarlo y analizarlo', porque 'no nos gusta a muchos' concluía la también presidenta de Castilla-La Mancha. La Lofca fue reformada en 2009 por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero sin el apoyo del PP, pero con el beneplácito del entonces Govern tripartito (PSC, ERC y IpC-EV)

Al mismo tiempo que la número dos del PP informaba de estos cambios a la prensa, la vicepresidenta se reunía en La Moncloa con los consejeros de Presidencia de las Comunidades Autónomas para fijar el orden del día de la Conferencia de Presidentes. Se acordaron dos puntos, según una nota difundida a media tarde por Presidencia: la situación económica actual y el futuro de la Unión Europea (UE). Nada sobre la reforma de la financiación autonómica en el texto.

Sin embargo, horas más tarde y al final de la jornada, fuentes del Ejecutivo matizaban: los presidentes autonómicos podrán comunicar su posición y los problemas que detectan en la Lofca al presidente del Gobierno y a sus homólogos en el transcurso de la Conferencia y durante una intervención de cada uno de ellos, tanto los conservadores —que, según Cospedal, no abordarían ese debate— como los del resto de formaciones políticas.

El presidente del Gobierno, recién aterrizado en Nueva York para asistir a la Asamblea de la ONU, ponía también su granito de arena en el confuso cruce de mensajes: la reforma de la financiación autonómica 'no es la prioridad', porque la máxima preocupación de todas las administraciones es que 'no hay ingresos' y no tendría sentido, por tanto. Rajoy, sin embargo, sí ratificaba las palabras de Sáenz de Santamaría: habrá modificación de la Lofca 'a lo largo de esta legislatura'. Ésta, sin embargo, no es una novedad, pues conforme a su propio funcionamiento, la Ley de las cuentas entre Estado y Comunidades Autónomas debería ser revisada el año próximo.

'Gobierno y PP deberían coordinar bien sus mensajes en cuestiones tan decisivas'

Entre los asistentes a la reunión de La Moncloa, sin embargo, las palabras de Cospedal sí causaron, en general, mucha perplejidad. Alguno de los consultados, de hecho, advirtió de que 'Gobierno y PP deberían coordinar bien sus mensajes en cuestiones tan decisivas'; otros, además, manifestaron su extrañeza, pues el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas en una reunión que mantuvo hace tres días en el partido con los presidentes provinciales del PP, trasladó el mensaje de que las propuestas de reforma de la financiación autonómica de los barones serían tomadas en cuenta. Tanto Cristóbal Montoro como el jefe de la Oficina Económica de Presidencia del Gobierno, Álvaro Nadal, estuvieron presentes en la reunión de la vicepresidenta y los consejeros.

El PP de Baleares, además, fue más allá y tras el cruce de mensajes entre las portavoces del Gobierno y el partido, insistía públicamente en boca de su portavoz parlamentaria, Mabel Cabrer, en que es necesaria 'la modificación de un modelo de financiación autonómico con el fin de que éste sea más justo y equilibrado'. En definitiva, los consejeros que se reunieron con Sáenz de Santamaría salieron con una sensación positiva de La Moncloa y entendieron en las palabras de Cospedal un único ánimo de enturbiarla.