Publicado: 30.08.2015 20:53 |Actualizado: 30.08.2015 20:53

La guerra del agua, en cinco gráficos

Los dos últimos trasvases del Tajo-Segura autorizados por el Gobierno han reabierto de nuevo la 'guerra del agua' entre las comunidades autónomas de donde parten los recursos hídricos y las que los reciben.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Imagen de los gráficos que explican la guerra del agua

Imagen de los gráficos que explican la guerra del agua

MADRID.- Los dos últimos trasvases del Tajo-Segura autorizados por el Gobierno han reabierto de nuevo la 'guerra del agua' entre las comunidades autónomas de donde parten los recursos hídricos y las que los reciben.

Es el último capítulo de un conflicto por el agua que dura ya décadas y que se ha visto incrementado por el aumento de las temperaturas en España, que junto, al descenso de las precipitaciones, convierten al agua que atesora 'la España húmeda' en un recurso ambicionado por 'la España seca'.

Repasamos en cinco gráficos algunas de las claves de esta 'guerra por el agua'.

El desequilibro entre ambas vertientes

La capacidad de almacenar agua para consumo y para cultivos es muy distinta en unas partes de España y en otras. Este gráfico, que representa el agua embalsada en las cuencas de la vertiente atlántica, frente a las cuencas de la vertiente mediterránea, refleja claramente ese desequilibrio que está en el origen de los conflictos.

Aumento de la temperatura y reducción de las lluvias

Unido a este desequilibrio, y como causa de fondo de la 'guerra del agua', hay que sumar el aumento de las temperaturas en la Península y la reducción de las lluvias en los últimos años, que ha incrementado la demanda de agua de los agricultores de aquellas zonas más secas.



Aumento de los regadíos

A pesar de este aumento de las temperaturas la cantidad de hectáreas dedicadas a cultivos de regadíos ha aumentado en los últimos años, como se puede ver en el siguiente gráfico. Los cultivos de regadíos son los que más agua consumen: hasta el 85 por ciento del agua para la agricultura, según WWF.

La localización de muchas de esas tierras de regadío en la Región de Murcia o la Comunidad Valenciana ha sido históricamente uno de los motivos de conflicto en la 'guerra por el agua'.

El siguiente mapa refleja la proporción de tierras de regadío respecto al total de cultivos en las distintas comunidades autónomas.

Una solución polémica

Las soluciones a ese desequilibrio y al cambio climatológico han sido históricamente múltiples. Una de ellas, quizás la más polémica, son los trasvases desde ríos con mayor capacidad de almacenamiento a otros menos caudalosos, como medio de llevar agua a los regantes de las zonas más secas.

El del Tajo al Segura ha sido uno de los que más tinta ha generado, incluso antes de comenzar a funcionar en 1979. Otro muy polémico, el trasvase del Ebro, fue derogado por el Gobierno socialista en 2004 nada más asumir el Ejecutivo.

El siguiente gráfico representa el declive que supuso en las reservas de agua de los embalses de Entrepeñas (Provincia de Guadalajara) y Buendía (Provincia de Cuenca), en el Tajo, el trasvase en 1979 al río Seguro a través del embalse de Talave.

Así ha evolucionado desde entonces

Este otro gráfico representa la evolución en la última década de la capacidad utilizada en los embalses de la cuenca del Tajo y el Segura. Entre 2004 y 2011 los embalses de la cuenca del Tajo siempre han estado proporcionalmente más llenos que los del Segura, en el sentido de que el porcentaje de agua embalsada con respecto a su capacidad era mayor

No obstante, a partir de 2011, tal y como se ve en el gráfico, eso cambió y desde entonces ha habido periodos de varios meses de duración en los que el porcentaje de capacidad usado en el Segura era mayor que en el Tajo. Puedes marcar otras cuencas para ver la evolución de su capacidad.

Esta caída de la capacidad utilizada explica la proliferación de fotografías de embalses con muy poca agua como el de Buendía, directamente afectados por el trasvase, y la polémica levantada en las comunidades 'donantes', como Castilla-La Mancha.

El conflicto entre las comunidades autónomas logró cerrarse, parcialmente, en 2013 cuando el Gobierno central del PP llegó a un acuerdo con todas las comunidades afectadas por el trasvase, también en gobernadas por el PP.

Sin embargo, el cambio que ha supuesto en el panorama político las elecciones autonómicas de mayo, unido a la presión para los regantes que ha supuesto uno de los veranos más secos de los últimos años, ha vuelto a reabrir esta 'guerra por el agua'.