Público
Público

¡Habemus Retranca!

La revista humorística, censurada por criticar la visita del Papa, consiguió llegar a los quioscos gallegos antes de que Ratzinger pusiese un pie en Santiago

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El número de la revista Retranca dedicado a la visita del Papa a Santiago ha logrado finalmente ocupar su lugar en los quioscos gallegos. La publicación tuvo que recurrir a una imprenta zaragozana para sortear los impedimentos de su anterior rotativa, que se había negado de plano por motivos morales a entregar los ejemplares de un número especial crítico con el coste del bolo de Ratzinger en Compostela.

'Conseguimos llegar a tiempo a pesar de todo el lío que se montó', explica el director de la publicación, el ilustrador Kiko da Silva, que presentó la satírica portada el pasado viernes en el Café Moderno de Pontevedra, improvisado escenario de una paródica misa.

En ella, anunció el contenido de la próxima entrega: una 'respuesta' a la censura de la imprenta murciana y a la 'catastrófica visita' papal, que se saldó con una afluencia de gente menor a la prevista. 'No llegó a la mitad de la esperada, lo que refuerza el mensaje de nuestra portada', añade el responsable de la revista, que reflejaba a un Benedicto XVI dándose un baño no de masas sino de billetes.

El próximo número hará referencia al aluvión de mensajes que reprobaban el espíritu irónico-combativo de Retranca, por lo que de alguna manera estará dedicada 'a aquellos que se han molestado en ponernos a parir sin conocernos y a criticarla sin haberla leído, algo que nos resulta muy curioso; así como a los que han dicho que no nos atrevíamos a meternos con los islamistas'.

La polémica en la que se ha visto sumida Retranca ha provocado un retraso en su cita con los lectores, pero también otros efectos colaterales: la tirada ha aumentado en 1.000 ejemplares (hasta los 5.000), se ha añadido una página extra en la que parodian el encontronazo con la imprenta y contarán con el apoyo y la solidaridad de El Jueves, que ha decidido hacerse eco en sus páginas de las tribulaciones de su prima gallega (pincha en la imagen inferior para ver el fragmento de la historieta Cuéntame qué carallo pasó).


DISPLAY CONNECTORS, SL.